Miércoles, 6 de Febrero de 2008

McCain gana en el este, Clinton y Obama se reparten los estados

La senadora gana en nueve Estados y Obama en 12. El republicano McCain consolida su ventaja.

El 'supermartes', en directo

La carrera hacia la Casa Blanca

Así van las primarias

ISABEL PIQUER, corresponsal en Nueva York ·06/02/2008 - 05:48h

La senadora demócrata Hillary Clinton y el republicano John McCain se han impuesto en las primarias de California, las más importantes de las 24 que se han celebrado este 'supermartes' por el elevado número de delegados que aportará a las convenciones de los dos partidos.

Según estimaciones provisionales, Clinton cuenta ahora con más de dos tercios de los 2.025 delegados necesarios para la investdura demócrata, un centenar más que su rival.

Con un 90% de los votos escrutados, Hillary Clinton ha obtenido el 52% de los votos. Obama se ha quedado con el 42%.

En el lado republicano, John McCain se ha hecho con el 42% de los sufragios, seguidos de Mitt Romney (33%) y Mike Huckabee (11%).

La atención de la noche ha estado centrada en este estado del oeste de los Estados Unidos, porque es el que aportará un mayor número de delegados a las convenciones demócratas (441) y republicanas (173).

En California, tanto los aspirantes demócratas como los republicanos recibirán la misma proporción de delegados como de votos recibidos.

Noche histórica para “rehacer América”

Antes de conocer los resultados de California algunos de los candidatos se dejaron ver en sus cuarteles generales para hablar a sus simpatizantes.

En Nueva York, Clinton habló de una noche histórica para “rehacer América” y dirigió todos sus ataques contra el gobierno Bush y los republicanos.

Mike Huckabee en Arkansas, aseguró que, con sus buenos resultados, seguirá “hasta la convención” republicana de agosto. Mitt Romney, en Boston, también anunció que seguirá en la carrera para “mantener los valores” de Estados Unidos.

Clinton ha ganado en ocho estados donde su victoria parecía predecible: Nueva York, Nueva Jersey (donde Obama hizo campaña hasta el último minuto), California, Arkansas, Massachusetts, Tennessee, Oklahoma y Missouri. Barack Obama, a medida que los votos se desplazaban hacia el Oeste, había conseguido nueve estados: Alabama, Connecticut, Delaware, Georgia, Illinois, Kansas (donde siguen viviendo sus abuelos), Dakota del Norte, Utah y Idaho.

Pero el recuento de delegados determinará con más certeza quién se ha llevado la noche del “supermartes”. Seguían luchando en Arizona, Missouri y Nuevo México. McCain arrasaba en la costa este con victorias en Nueva York, Delaware, Nueva Jersey, Connecticut, Illinois, Oklahoma y su estado natal de Arizona.

Su rival, Mitt Romney, esperaba que California, donde las últimas encuestas le daban cierta ventaja, le rescatara de unos resultados decepcionantes: victorias en su estado de Massachusetts, en Utah, donde reside la comunidad mormona y Dakota del Norte.

Mike Huckabee, con una sonrisa de oreja a oreja no podía del todo creerse sus victorias en el sur profundo, las primeras desde Iowa, el pasado 3 de enero: Virginia Occidental, Arkansas donde fue gobernador durante diez años, Georgia y Alabama.

Pocas sorpresas 

De momento no ha habido grandes sorpresas: McCain parecía decantarse como el vencedor de la noche republicana aunque al inicio de la jornada electoral no había querido pronunciarse: “Soy moderadamente optimista pero también muy supersticioso”.

En el bando demócrata, la encarnecida lucha entre Clinton y Obama dependía de los resultados de California. Aún así es muy posible que la carrera se mantenga en un suspense agotador durante las próximas semanas.