Martes, 5 de Febrero de 2008

El PP recupera la catalanofobia como reclamo electoral

El Gobierno andaluz reprocha a los conservadores la "grosera manipulación" sobre la propuesta de enseñar catalán en Sevilla 

RAÚL BOCANEGRA ·05/02/2008 - 21:23h

Da igual. El caso es colocar el discurso anticatalanista al que tanto cariño le tiene el PP. Javier Arenas, presidente del PP andaluz, obvió de nuevo ayer que el catalán, el gallego y el euskera se imparten en las escuelas de idiomas de la Comunidad de Madrid, gobernada por Esperanza Aguirre (PP), y arremetió otra vez contra Manuel Chaves (PSOE) por proponer que exactamente lo mismo se haga en las de Andalucía, si existe demanda. Lo acusó de “estar entregado” a la concepción de la “España asimétrica” y de “consagrar” la desigualdad entre españoles.

“No alcanzamos a entender cómo lo que hace la señora Aguirre en Madrid, con fondos públicos, aquí es terrible, que es el término tan ecuánime que ha utilizado el señor Rajoy”, respondió a los conservadores ayer en rueda de prensa el portavoz del Gobierno andaluz, Enrique Cervera. Si los socialistas hicieran caso a Arenas y retirasen, como éste pidió, su propuesta del programa, un andaluz que quisiera estudiar catalán, gallego o euskera debería trasladarse a Madrid, donde las escuelas de Aguirre le ofrecerían amablemente el servicio en horario de tarde y dos tandas, lunes, miércoles y viernes o martes, jueves y viernes. Desigualdad. “Si hay quien quiere estudiarlo para irse a trabajar o un empresario para vender o un universitario para investigar o sencillamente porque le dé la gana ¿Por qué lo quiere prohibir el PP?”, se quejó el portavoz.

El planteamiento de fondo del PP es, para Cervera, que “si alguien tiene interés en estudiar una lengua cooficial y reconocida por la Constitución tiene que irse a una escuela privada”. Desigualdad.

Este periódico no pudo ayer preguntar a Arenas si había hablado con Aguirre para exigirle, al igual que a Chaves, que retire la oferta de catalán, gallego y vasco, lenguas cooficiales, de las escuelas de idiomas madrileñas. ¿La razón? No estaban previstas las preguntas de periodistas en su comparecencia ayer ante el comité ejecutivo regional del PP.

“No ha funcionado la comunicación interna en el PP”, analizó para Público Francisco Perujo, profesor de marketing político en la Universidad de Sevilla. “En campaña, todos los asuntos sensibles de generar controversia –agregó– han sido deliberados en los cenáculos de los partidos”. “Aquí los cauces internos no han sido supervisados. Y la contradicción, como en este caso, es munición para tu adversario político directo”, remachó.

Cortina de humo

“Este tipo de discursos ocultan otras propuestas de más calado. Puede que en este caso, el PP haya arbitrado una cortina de humo, que ha acarreado que ésta sea la propuesta estrella”, afirmó Perujo. Así fue para los medios conservadores, que compraron el planteamiento del PP, y llenaron páginas y columnas de opinión de sentimiento anticatalán. “Ha habido una manipulación grosera de la realidad, han tratado de trasladar que en las escuelas andaluzas, poco más o menos, los chiquillos, en vez de aprender inglés o francés pasarían a aprender catalán, lo que es una mentira como una catedral, como la de Sevilla o la de Barcelona”, replicó Cervera.

Mariano Rajoy aseguró el domingo pasado que “el PSOE no se puede presentar con un programa educativo cuya principal prioridad [sic] sea que se estudie en catalán, gallego y euskera”. La propuesta es una más entre las aproximadamente 200 que lleva en el programa sobre educación. Sus ideas estrella en este campo son las ayudas de hasta 6.000 euros para impedir que los alumnos de familias con rentas bajas dejen el instituto y un complemento a las Erasmus para que lleguen a 600 euros.

“El asunto no es estudiar esto [catalán] para encontrar trabajo, sino que se pueda garantizar que con el castellano se tiene la misma opción de encontrar un trabajo”, insistió ayer Arenas en el discurso anticatalanista. Y apostó porque el bilingüismo en Andalucía sea el del castellano-inglés o castellano-francés. En el curso 2006/2007 había ya más de 250 colegios bilingües. ¿En catalán? No, en inglés y francés.

Lo “peor”, para el Gobierno andaluz, es que se “manden, de forma tan descarada, mensajes de hostilidad a comunidades que son tan españolas como Andalucía”. Arenas ya recurrió a los ataques a Cataluña para negarse al traslado de agua desalada de Almería a Cataluña. “No puede ser que los insolidarios pidan solidaridad”, dijo. ¿Le dará votos?

Noticias Relacionadas