Martes, 5 de Febrero de 2008

La contaminación de Madrid aumenta el riesgo de cáncer

Neumomadrid recuerda que la capital supera en un 30% los límites de polución

DANIEL AYLLÓN ·05/02/2008 - 21:22h

Contaminación en el centro de Madrid.

La boina de contaminación que cubre desde hace días Madrid preocupa a la Sociedad Madrileña de Neumología y Cirugía Torácica (Neumomadrid). La fundación alertó ayer de que la polución actual en la ciudad ha aumentado el riesgo de morir por cáncer de pulmón, aunque uno de los cirujanos torácicos del Hospital Gregorio Marañón, Nicolás Moreno Mata, explicó que el tabaco sigue siendo el principal causante de esta enfermedad.

Pese a todo, Moreno Mata confirmó que, cuando se produce un pico en la contaminación, aumentan los ingresos hospitalarios y las muertes por enfermedades cardiovasculares y respiratorias.

Incumplimiento de los límites

Según un estudio de Ecologistas en Acción, la ciudad supera anualmente en un 30% los límites de dióxido de nitrógeno que la Unión Europea (UE) estableció en enero de 2005 como límite para la protección de la salud. La normativa establece un máximo de 40 microgramos de partículas de media anual como máximo admisible (y 50 microgramos de media diaria, siempre y cuando no se superen los 35 días al año). Madrid presentó 60 microgramos de partículas de media anual en 2007.

“Este incremento aumenta en un 16% el riesgo de muerte por cáncer de pulmón”, asegura Neumomadrid atendiendo a estudios epidemiológicos internacionales avalados por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Moreno Mata considera que la contaminación es un “problema real y que ésta es la razón por la que la UE y la OMS han desarrollado normativas y avisan de que, cuando son incumplidas, se expone al cuerpo a un riesgo”.

Según la fundación, la Comunidad de Madrid registró un total de 2.342 muertes por cáncer de pulmón en 2006, de los que 1.953 eran hombres y 389 mujeres.

Directas a la sangre

Las partículas más pequeñas (PM10 y PM2,5) son las más dañinas para el ser humano, porque sortean los bronquios y algunas entran directamente a la sangre. Su composición es muy diversa, ya que pueden provenir del desierto, la quema de bosques o de la combustión de combustibles fósiles.

Mariano González, portavoz de Ecologistas en Acción, asegura que su multiplicación en la ciudad se debe a que “vamos en contra de otras grandes ciudades europeas, donde se fomenta desde hace años otros sistemas de transporte y se tiende a reducir el número de coches”.

La contaminación ambiental provoca (aunque es la única causa) entre el 20 y el 30% de los cánceres, según un estudio publicado el año pasado en la revista Science. Neumomadrid recordó ayer que “el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón debido a la exposición a las partículas de polución del aire es, no obstante, mucho menor que el riesgo atribuible directamente al tabaco”.