Martes, 5 de Febrero de 2008

La economía cambia el paso a Zapatero

El presidente del Gobierno revelará hoy indicadores económicos para intentar infundir tranquilidad

FERNANDO GAREA ·05/02/2008 - 21:15h

Hacía tiempo que el Gobierno daba por hecho que antes de las elecciones habría una cierta desaceleración económica, lo que no preveía era que fuera tan intensa y rápida. "Es casi como un tsunami, más serio de lo que parecía", dice un destacado dirigente del PSOE.

Esa acumulación de datos negativos, casi en campaña, ha obligado al Gobierno y al PSOE a replantearse parte de su agenda y de su discurso. Se mantiene el argumento de que España está mejor preparada que otros países para afrontar una situación global, se intenta dar un mensaje de tranquilidad, pero se empieza a reconocer que, efectivamente, hay problemas y no tiene sentido seguir negándolos. Y, sobre todo, se acepta como irremediable que el debate central sea la economía. Así lo hizo el lunes el ministro de Trabajo, Jesús Caldera, y ayer lo hizo el secretario de Estado de Economía, David Vegara. Desde el Gobierno se dijo que en marzo remontarían cifras como la de inflación y ahora se ha eliminado de todos los discursos oficiales el plazo de recuperación.

En el PP, obviamente, la situación es la contraria y los datos económicos adversos han servido para reforzar su discurso y, sobre todo, para situar la economía en el primer plano. Fuentes del PP explican que la instrucción a los candidatos es evitar hablar de otros asuntos para centrarse en los efectos de la desaceleración económica.

Hoy está previsto un acto del presidente del Gobierno en el que se combinarán los mensajes de la tranquilidad, el reconocimiento de la desaceleración y los datos que muestran que España está en condiciones de afrontar la situación en mejores condiciones, según fuentes de La Moncloa. No está previsto que Zapatero anuncie hoy medidas nuevas, pero sí que aporte indicadores no conocidos hasta ahora para intentar desmontar el mensaje más catastrofista del PP.

Paro de febrero

En todo caso, fuentes del Gobierno y del PSOE admiten su preocupación por el inesperado escenario de debate electoral a costa de la economía. Explican que en los días previos a las elecciones se dará a conocer el dato del paro del mes de febrero y es seguro que no será tan malo como el de enero, pero es poco probable que sea positivo. La idea inicial de los socialistas era no anunciar ya más medidas económicas antes de las elecciones, una vez hecha pública la devolución de los 400 euros, acogida con frialdad por los ciudadanos, según las propias encuestas del PSOE. Fuentes de Economía aseguran que Pedro Solbes, a quien se quiere situar como voz principal del Gobierno y el partido, frena a quienes defienden hacer nuevas propuestas, tras haber gastado ya el cartucho de la medida estrella. Por ejemplo, miembros del equipo económico consideran imprescindible anunciar medidas para los autónomos, tras excluirles de los 400 euros.

Los optimistas de La Moncloa argumentan que las encuestas no muestran que los ciudadanos prefieran al PP para gestionar la economía y añaden que "en tiempos malos es preferible el PSOE que protege al PP que recorta".