Archivo de Público
Lunes, 29 de Abril de 2013

La CIA envió decenas de millones de dólares a las oficinas del presidente de Afganistán depués del 11-S

Buena parte de estos fondos, que llegaban de forma secreta en bolsas y mochilas, habrían acabado en manos de jefes militares y líderes políticos vinculados con el tráfico de drogas e incluso con grupos talibán

EUROPA PRESS/PÚBLICO ·29/04/2013 - 16:45h

El presidente de Afganistán, Hamid Karzai. -REUTERS

La Agencia Central de Inteligencia estadounidense (CIA) envió durante décadas bolsas repletas de fajos de billetes a las oficinas del presidente de Afganistán, Hamid Karzai, ubicadas en la capital del país, Kabul, según han informado varios asesores del dirigente afgano al diario estadounidense The New York Times. Tal y como informa el rotativo, el dinero llegaba de forma mensual hasta la sede metido en maletas, mochilas e incluso bolsas de plástico hasta alcanzar una cantidad estimada en decenas de millones de dólares.

Por su parte, Karzai ha admitido los hechos después de que el periódico norteamericano difundiera el artículo. "Sí, el CNS recibió dinero de la CIA durante los último diez años", confirmó el presidente afgano en un comunicado de la presidencia publicado hoy, aunque "las sumas no eran muy importantes", matizó. "El dinero fue destinado a fines diferentes: efectuar operaciones, ayudar a los heridos y los enfermos, alquilar viviendas. Esa ayuda fue productiva y agradecemos" a Estados Unidos", 

"Lo llamábamos 'dinero fantasma'", ha declarado el antiguo jefe de personal de la oficina del presidente afgano, Khalil Roman, que se mantuvo en el cargo desde 2002 hasta 2005. "Los billetes llegaban en secreto y eran repartidos en secreto", ha añadido.

Karzai: "El dinero fue destinado a efectuar operaciones, ayudar heridos o alquilar viviendas" Según The New York Times, la CIA, que ha preferido no hacer ninguna declaración por el momento, ya había admitido en el pasado el envío de ayudas económicas a algunos de los colaboradores y familiares más cercanos a Karzai. Sin embargo, los datos publicados hoy evidenciarían la entrega de ingentes sumas de dinero en efectivo; unas cantidades que podrían no estar sujetas a las restricciones impuestas a la ayuda oficial estadounidense a Afganistán ni formarían parte de los programas de asistencia oficiales de la CIA.

Además, según el diario, gran parte de estos fondos ha ido a parar a manos de jefes militares y líderes políticos, muchos de ellos vinculados con el tráfico de drogas e incluso con grupos talibán. De este modo, paradójicamente, los envíos de la CIA han servido para reforzar a las mismas redes delictivas y terroristas contra las que luchaban las fuerzas estadounidenses, según apunta la publicación.

En esta misma línea, un funcionario estadounidense ha asegurado al diario que, aunque en principio el "dinero fantasma" estaba destinado a fomentar la influencia de la CIA en la región, el envío de estas grandes sumas de dinero sólo ha servido para promover la corrupción en el país e incrementar el poder de los grandes señores de la guerra afganos. "La mayor fuente de corrupción en Afganistán ha sido Estados Unidos", ha sentenciado el funcionario.

Un procedimiento estándar

Según los asesores de Karzai, la entrega de dinero en efectivo ha sido un "procedimiento estándar" por parte de la CIA en Afganistán desde el inicio de la guerra, que comenzó el 7 de octubre de 2001 con la 'Operación Libertad Duradera' del Ejército estadounidense y la 'Operación Herrick' de las tropas británicas en respuesta a los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos.

"La mayor fuente de corrupción en Afganistán ha sido Estados Unidos" Las autoridades afganas, por su parte, han subrayado que, a pesar de la innegable entrega de dinero estadounidense a las oficinas del presidente, no existen pruebas de que Karzai haya sido beneficiario de alguno de estos pagos, ya que el encargado de administrar el dinero era el Consejo de Seguridad Nacional afgano.

Los asesores han señalado concretamente al general Abdul Rashid Dostum, el hombre fuerte de los uzbecos, como uno de los máximos receptores de los fajos de billetes de la CIA. Según estas fuentes, Dostum llegó a recibir la suma de 100.000 dólares mensuales (más de 75.000 euros) procedentes de los envíos de la agencia. El general, que ha preferido no hacer comentarios al respecto, fue una pieza clave de la alianza que derrocó a los talibán en 2001, si bien ha sido acusado en reiteradas ocasiones por grupos de Derechos Humanos de cometer extendidos abusos. 

Reavivar el proceso de paz entre Afganistán y Pakistán

Por otro lado, el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, reunió el pasado miércoles en Bruselas al presidente de Afganistán, Hamid Karzai, y a representantes del Gobierno paquistaní para tratar de calmar la tensión entre estos dos países vecinos ante la retirada de la operación militar de la OTAN de tierras afganas, a final de 2014. El encuentro entre las dos partes es una iniciativa impulsada por Kerry, que trata de acercar posturas entre afganos y paquistaníes para reavivar las posibilidades de un acuerdo que pueda garantizar la paz, una vez que el grueso de las tropas internacionales abandone Afganistán y tras semanas de tensiones en la frontera común.

El objetivo de la reunión era mantener una "discusión trilateral continua" sobre seguridad y otras cuestiones relativas a las relaciones en la región, así como abordar el camino hacia 2014, un "periodo fundamental de transformación", destacó Kerry en declaraciones antes de comenzar el encuentro. "Tenemos muchas, muchas esperanzas en una productiva serie de discusiones", subrayó el secretario de Estado estadounidense.

A la cita acudieron también el secretario de Asuntos Exteriores paquistaní, Jalil Jilani, y el jefe del Ejército de Pakistán, Ashfaq Parvez Kayani, en tanto que Karzai estuvo acompañado de sus ministros de Exteriores y Defensa y de su consejero de seguridad.

Karzai, por su parte, mostró su agradecimiento por su iniciativa al anfitrión de este "importante encuentro", así como a Kayani y Jilani por participar en él, y pidió "seguir adelante esperando lo mejor". Jilani expresó igualmente, al inicio de la reunión, su reconocimiento a Kerry y opinó que se está "avanzando hacia una discusión muy productiva y de futuro".

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) pondrá fin a su misión de combate en Afganistán, la ISAF, a finales de 2014, cuando prevé haber traspasado la totalidad de las responsabilidades de la seguridad del país a las fuerzas afganas.