Sábado, 6 de Octubre de 2007

El cineasta español José Luis Guerín presenta en Nueva York "En la ciudad de Sylvia"

EFE ·06/10/2007 - 17:38h

EFE - Guerín (izq) muestra hoy su último film al público de la Gran Manzana, donde volvió a deshacerse en elogios hacia Pilar López de Ayala (der), con quien dice haber empezado "una relación profesional que tendrá continuidad". EFE

El cineasta español José Luis Guerín presenta hoy en el Festival de Cine de Nueva York su último film, "En la ciudad de Sylvia", protagonizado por Pilar López de Ayala, a quien asegura que quiere dirigir de nuevo en breve.

Guerín (Barcelona, 1960) muestra hoy su último film al público de la Gran Manzana, donde volvió a deshacerse en elogios hacia Pilar López de Ayala, con quien dice haber empezado "una relación profesional que tendrá continuidad", aseguró en una entrevista a Efe.

"Con Pilar seguro que repito", aseguró un tajante Guerín, director barcelonés de títulos como "Innisfree" o "Tren de sombras", que asegura que en su último film no fue él quien dirigió a la joven actriz "sino Pilar quien me dirigió a mí".

"Yo fui dirigido por Pilar. Le proponía cosas a ella y ella me proponía cosas a mí. Me sorprendía como primer espectador viendo sus reacciones, cómo se apropiaba de las frases", explicó el realizador, ganador del Goya al mejor documental por "En construcción" en 2001.

"En la ciudad de Sylvia" narra la historia de un joven, interpretado por el actor Xavier Lafitte, que busca en la ciudad francesa de Estrasburgo a una chica, que conoció seis años antes, y que termina por seguir a la mujer equivocada, interpretada por Pilar López de Ayala.

Guerín, Premio Nacional de Cinematografía, recordó cómo conoció a la actriz cuando ambos fueron premiados en el Festival de Cine de San Sebastián en 2001, él por "En construcción" y ella por su papel en "Juana la loca".

"Quiero capturar esos ojos, pensé", dijo Guerín sobre la primera conversación que mantuvo con la actriz en el certamen donostiarra.

Al ser preguntado sobre si la presentación de su película en el certamen neoyorquino ayudaría a que se conozca más a López de Ayala en EEUU, Guerín manifestó estar seguro que ése no era el objetivo de la actriz española.

"Ojalá se la conozca más, pero creo que tampoco hay que prejuzgar que la aspiración de todo actor sea darse a conocer al cine americano", explicó el cineasta, quien afirmó que López de Ayala se indigna cuando "la tratan como si necesariamente quisiera hacer lo mismo que Penélope Cruz".

"A Pilar le haría más ilusión ser dirigida por el alemán Michael Haneke que rodar en Hollywood y hacer las películas que hace Penélope", dijo.

El director, quien con humor reconoce que le gusta más que le llamen "realizador, porque lo de director parece más propio de alguien que dirige el tráfico", reconoció que su apuesta arriesgada de cine existe "en los márgenes".

"No tengo ningún gusto por la marginalidad, pero sí entiendo que mi cine, como espectador y como director, tiene una existencia en los márgenes", explicó el director, quien dijo haberse nutrido de figuras aisladas que no representan los grandes intereses de la industria.

Guerín siempre ha mostrado su gusto por el formato documental, algo que también se ve en su último filme, donde se utilizan muchos procedimientos propios de esa forma de cine.

"Necesito el diálogo entre ambas modalidades, porque me gusta mucho aplicar al documental mis conocimientos de la ficción y utilizar en mis películas recursos poéticos del documental", reconoció.

La prensa estadounidense recalcó ya desde el Festival de Cine de Venecia, donde compitió el film, "la belleza de la obra de Guerín", algo que no deja de sorprender a un director acostumbrado a navegar en un hábitat propio alejado de la industria.