Martes, 5 de Febrero de 2008

Brasil se mide a Irlanda en Dublín con miras a los Juegos Olímpicos de Pekín

EFE ·05/02/2008 - 21:04h

EFE - El entrenador de la selección de fútbol de Brasil, Dunga.

Irlanda y Brasil disputan mañana en Croke Park un encuentro amistoso marcado por la ausencia de algunas estrellas del equipo "canarinho", como Kaká, Ronaldinho o Pato, y la exasperante situación del combinado "verde", que, 105 días después de la destitución de Steve Staunton, todavía busca entrenador.

De los 22 jugadores convocados por el técnico brasileño, Dunga, once tienen edad para disputar el próximo torneo de fútbol de los Juegos Olímpicos, el único título internacional que nunca ha conquistado Brasil, el país con más entorchados mundialistas en su haber.

Ya sea fruto de la necesidad o de una estrategia de futuro, Dunga ha suplido las ausencias de los milanistas Kaká y Alexandre Pato con la convocatoria de jóvenes promesas como Bobô, del Besiktas turco, y del medio Diego, del Werder Bremen alemán.

Ambos futbolistas resultaron lesionados el domingo en el partido en el que el Milán derrotó al Florentina por 1-0 en el Campeonato italiano.

Diego y Bobô, nacidos en 1985, son menores de 23 años, por lo que están en el límite de la edad para disputar el torneo de fútbol de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008.

Lúcio, del Bayern de Múnich, también se cayó de la convocatoria debido a una lesión, y sustituido por Naldo, del Werder Bremen.

En la lista de Dunga, la presencia de jugadores prácticamente desconocidos para el gran público estará compensada por la inclusión de los madridistas Robinho, Marcelo y Baptista, el sevillista Luis Fabiano, el "gunner" Gilberto Silva o el central del Chelsea Alex.

En sintonía con el ambiente festivo que rodea al encuentro -la visita de Brasil siempre es un regalo para los aficionados-, el entrenador interino irlandés, Don Givens, ha lamentado la ausencia de alguna de las estrellas consagradas y emergentes del pentacampeón.

"De alguna manera, es una decepción porque estoy seguro de que el público quería haber visto a Kaká, el mejor del mundo, pero pueden sustituir a futbolistas de esa categoría con otros de gran calidad. Brasil es Brasil, con o sin Kaká", sentenció Givens.

"No obstante, tenemos jugadores que también pueden crear problemas a Brasil. No tenemos complejo alguno", advirtió el técnico irlandés, quien sostiene que la moral entre sus hombres es alta, a pesar de la demora en la llegada de un nuevo entrenador.

Pero la frustración de los jugadores irlandeses, sobre todo los más veteranos, es tal que el defensa Richard Dunne ha asegurado que varios compañeros están meditando la posibilidad de abandonar la selección, siguiendo así los pasos de los ya retirados Steve Finnan, lateral del Liverpool, y del central del Bolton Andy O'Brien.

Givens, tampoco podrá contar con uno de los organizadores del equipo, Stephen Reid, convaleciente de una lesión de rodilla que ha mantenido al medio apartado desde hace días de la titularidad en el Blackburn Rovers inglés.

Las buenas noticias para el once del trébol son la vuelta del extremo del Newcastle Damien Duff y la presencia del delantero Robbie Keane, quien regresa a la selección con moral renovada gracias a la confianza depositaba en él por el entrenador del Tottenham, Juande Ramos.

Keane formará pareja atacante con el ariete del Reading Kevin Doyle, dos ratones de área a la espera de los servicios de Duff, por la derecha, y Aiden McGeady (Celtic de Glasgow), por la izquierda, o las llegadas de centrocampistas con vocación ofensiva como Lee Carlsey y Liam Miller, del Everton y Sunderland, respectivamente.

Alineaciones probables:

Irlanda: Given; Kelly, Dunne, O'Shea, Kilbane; Duff, Carsley, Miller, McGeady; Keane, Doyle.

Brasil: Julio César (o Renan); Leao Moura, Alex, Breno, Marcelo; Gilberto Silva, Lucas, Diego (o Anderson), Júlio Baptista; Robinho y Luis Fabiano.

Estadio: Croke Park (Dublín), con capacidad para 82.300 espectadores

Árbitro: René Rogalla (Suiza)