Martes, 5 de Febrero de 2008

Sistach dice que las relaciones Estado-Iglesia no han de guiarse por amenazas

EFE ·05/02/2008 - 15:59h

EFE - El presidente de la Conferencia Episcopal Española, Ricardo Blázquez, durante su intervención en el acto de presentación del nuevo obispo auxiliar de Bilbao, Mario Iceta, en donde aseguró que "el Evangelio no se identifica con ningún proyecto político".

El cardenal-arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, ha afirmado hoy que Estado e Iglesia no se tienen que mover en el terreno de las amenazas, sino de la "sana cooperación", y ha abogado por retomar el clima de "serenidad" que han de guiar las relaciones entre ambas instituciones.

"Entre Iglesia y Estado ha de haber mutua dependencia, mutua separación, porque son dos comunidades distintas, pero también debe haber sana cooperación, porque ambas están al servicio de la sociedad civil, de las personas y del bien común", ha dicho Sistach en declaraciones a los periodistas.

Para el cardenal, lo más importante en estos momentos es "pacificar" las relaciones entre el Gobierno y la Iglesia católica y crear una "actitud de serenidad" para que los ciudadanos "puedan informarse bien de los distintos programas de los partidos" y "decidan según sus convicciones".

En este sentido, Sistach ha asegurado que los obispos siempre han respetado la libertad de opción política, aunque están en la obligación de ofrecer unos principios orientativos que ayuden a los católicos a votar "en conciencia" de cara a las elecciones legislativas del 9 de marzo.

El obispo también se ha referido a las declaraciones del secretario de Organización del PSOE, José Blanco, quien ayer advirtió de que después de los comicios generales "nada será igual" en relación con la jerarquía eclesiástica, y apostó por caminar hacia la autofinanciación de la Iglesia.

A este respecto, Martínez Sistach ha recordado que actualmente la Iglesia "no recibe nada del Estado", ya que su financiación proviene del 0,7 por ciento que destinan los contribuyentes que lo desean al hacer la declaración de la Renta.

Este sistema, ha apuntado Sistach, "está plenamente de acuerdo con la libertad religiosa y con un Estado que es laico, que no es confesional, pero que respeta las religiones y las tutela, las ayuda y canaliza lo que los contribuyentes pueden aportar".