Martes, 5 de Febrero de 2008

Expertos advierten de problemas con las máquinas de votación en EE.UU. durante el "supermartes"

EFE ·05/02/2008 - 15:54h

EFE - Una de las cabinas de votación usadas en las primarias demócratas en la escuela primaria de Chappaqua, en Nueva York, Estados Unidos. Expertos adviertieron de fallos técnicos con estas máquinas.

Las máquinas de votación electrónicas en EE.UU. se encuentran hoy bajo los reflectores debido a fallos técnicos, en momentos en que millones de estadounidenses en 24 estados participan en las decisivas primarias del "supermartes".

Tras la apertura de los centros electorales en la costa este del país, las autoridades ya registraron problemas en el estado de Nueva Jersey, donde el gobernador Jon Corzine tuvo que esperar 45 minutos para emitir su voto debido a problemas técnicos con las máquinas de votación en una estación de bomberos.

Tal como se reflejó en 2004, el problema de las máquinas radica principalmente en que no tienen, como respaldo, un comprobante impreso que sería útil durante una auditoría o recuento de votos.

Además, las máquinas son vulnerables a virus electrónicos que pueden alterar los resultados de los comicios, a favor o en detrimento de los candidatos en liza.

La empresa consultora Election Data Services calcula que alrededor del 50 por ciento de los estadounidenses inscritos para votar lo hará a la antigua: con papeletas, pero ahora inspeccionadas por escáneres ópticos.

"El problema no es tanto las máquinas, sino la falta de capacitación de los empleados en los centros electorales. Las máquinas resolvieron unos problemas pero crearon otros, y las autoridades entonces buscaron alternativas", dijo hoy a Efe Kim Brace, presidente de Election Data Services.

"Esos escáneres, sin embargo, no resuelven problemas creados por los mismos votantes, como es el votar por más de un candidato en cada categoría (...) siempre habrá riesgo de errores", observó.

California, uno de los estados más poblados del país y clave para las votaciones de hoy por su número de delegados, servirá como una especie de laboratorio sobre la fiabilidad de las máquinas, debido a los problemas detectados allí.

El Gobierno estatal determinó tras una evaluación de un millón de dólares que, debido a los problemas con las máquinas en muchos sitios, los centros electorales deberán mantener comprobantes impresos de todos los votos.

Más de 20 condados en California han abandonado el uso de equipos electrónicos a raíz de la falta de garantías sobre su seguridad.

Ante este panorama, el cómputo de votos podría demorarse en los condados donde, en vez de esas máquinas electrónicas, los votantes recurrirán a papeletas que será "leídas" por escáneres ópticos para lograr un cómputo fiable.

El condado de Riverside hizo historia en 2000 al convertirse en el primero en utilizar esos equipos pero ahora, debido a los problemas de fiabilidad, las autoridades decidieron abandonar esas máquinas.

Un estudio reciente de la Universidad de California en Berkeley destacó que, debido a esos problemas, el voto electrónico no es lo suficientemente fiable y seguro.

En el caso de California, el uso de papeletas supondrá una demora en el conteo de votos en regiones desérticas o montañosas.

Los votos serán trasladados esta noche en camiones hasta tribunales locales para su contabilización. La demora podría ser de horas o días.

Florida, Nueva Jersey y Ohio también lideran los esfuerzos para mejorar el sistema de votación.

En las primarias del pasado 29 de enero, por ejemplo, varios condados en Florida abandonaron por completo las máquinas computarizadas y recurrieron a escáneres ópticos, en los que se introducen las papeletas de votación. Para noviembre próximo, todo el estado utilizará este sistema.

En Nueva Jersey, se mantendrá el uso de máquinas electrónicas, pero las autoridades electorales se han fijado plazo hasta junio próximo para incorporarles comprobantes impresos, a tiempo de los comicios generales del 4 de noviembre.

En Ohio, los 57 condados que utilizan las máquinas -de un total de 88 condados- tendrán igualmente que cambiar sus sistemas y recurrir a escáneres ópticos para la lectura de las papeletas.

Las máquinas electrónicas se hicieron populares después de las controvertidas elecciones de 2000, en las que el entonces gobernador republicano de Texas, George W. Bush, venció al vicepresidente y candidato presidencial demócrata, Al Gore.

En 2000, miles de estadounidenses eligieron a sus candidatos con el uso de máquinas perforadoras, pero miles de papeletas fueron descartadas en Florida debido a que no estaban perforadas correctamente.

Esto dio pie a acusaciones de fraude y un volátil recuento de votos, en un caso altamente politizado que fue a parar hasta el Tribunal Supremo de EE.UU. y acaparó titulares internacionales.