Martes, 5 de Febrero de 2008

Los familiares de los rehenes de las FARC insisten en una salida negociada al conflicto

EFE ·05/02/2008 - 14:43h

EFE - Ciudadanos colombianos residentes en Ecuador protestan ayer, 4 de febrero de 2008, en Guayaquil, en la manifestación, convocada también en las principales ciudades colombianas y en más de 130 urbes del mundo, para expresar su rechazo a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y pedir la liberación de los más de 700 rehenes secuestrados.

Familiares de los tres rehenes que las FARC se han comprometido a liberar próximamente sostuvieron hoy en Caracas que la "negociación" entre el Gobierno y la guerrilla de Colombia es la "única vía para la paz y la reconciliación" en su país.

Esposas, hermanos e hijos de los ex congresistas Orlando Beltrán, Luis Eladio Pérez y Gloria Polanco de Lozada, reiteraron su agradecimiento "permanente e infinito" al presidente venezolano, Hugo Chávez, y a la senadora colombiana Piedad Córdoba por las gestiones para la liberación de sus seres queridos.

En rueda de prensa desde el hotel donde se alojan en Caracas, a donde llegaron este mediodía, los familiares de los rehenes coincidieron en que la salida al conflicto colombiano debe ser negociada.

"Vamos a seguir insistiendo en la necesidad de una negociación" entre el Gobierno del presidente colombiano, Álvaro Uribe, y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), "consideramos que es la única vía posible para la paz y la reconciliación", dijo Ángela Rodríguez de Pérez, esposa de Luis Eladio Pérez.

Los familiares afirmaron que, después del anuncio público de las FARC este sábado de que liberarán a los tres ex congresistas, no han tenido aún "ninguna comunicación" ni con el Gobierno de Chávez ni con el del Uribe.

El presidente venezolano afirmó hoy que su Gobierno está listo para recibir a los tres rehenes que las FARC se comprometió a entregarle, y abogó porque pronto esa guerrilla colombiana abandone la práctica del secuestro.

Las FARC anunciaron que entregarán, en territorio colombiano, al Gobierno de Chávez y a la senadora Córdoba, o a delegados suyos, a los tres ex congresistas, secuestrados desde 2001.

Jaime Lozada, hijo de Gloria Polanco de Lozada, expresó que esperan "en los próximos días, esta semana" reunirse con Chávez para obtener "información más concreta" sobre la liberación de su madre y los otros dos ex congresistas.

Su hermano, Juan Lozada, expresó que espera que el Gobierno de Uribe "mantenga su compromiso" de facilitar la liberación de tres los rehenes, decidida unilateralmente por la guerrilla.

Los familiares insistieron en que seguirán trabajando por la puesta en libertad de todas las personas secuestradas por la guerrilla, y por una salida "negociada" al conflicto de su país.

Ángela Rodríguez de Pérez tuvo palabras de aliento para la ex candidata presidencial colombiana Íngrid Betancourt, cautiva desde 2002, y le aseguró que ella también será liberada.

"Ingrid, usted mandó cartas diciendo que mi esposo era su gran amigo (...) que había recibido un gran apoyo de él. No se vaya a deprimir" una vez que sea liberado el ex congresista, "vamos a insistir en la pronta liberación suya, en la pronta liberación de todos", dijo Rodríguez de Pérez.