Sábado, 6 de Octubre de 2007

Putin impulsa una alianza aduanera con Bielorrusia y Kazajistán

EFE ·06/10/2007 - 14:04h

EFE - El presidente de Rusia Vladimir Putin. EFE

El presidente ruso, Vladímir Putin, consiguió hoy dar un impulso decisivo a la alianza aduanera con Bielorrusia y Kazajistán, pero no consiguió lo mismo de los demás socios de la Comunidad Económica de Eurasia (CEEA), Kirguizistán, Uzbekistán y Tayikistán.

Los tres países acordaron "crear la base legal" de la alianza aduanera, decisión que fue "aprobada por unanimidad" por los siete miembros de la CEEA, según el comunicado, difundido por el servicio de prensa de la cumbre.

"En la cumbre se han tomado en consideración los intereses de todos los estados y se aprobaron "decisiones consensuadas", resaltó Putin al final de la reunión.

Altos funcionarios de la CEEA precisaron que fue el presidente de Uzbekistán, Islám Karímov, quien plantó cara y limitó por el momento la futura alianza aduanera a los tres países.

Por su iniciativa, se decidió que el avance hacia la alianza aduanera ha de ser "paulatino".

"Las dificultades no sólo se deben al deseo o no de uno u otro país de sumarse a la alianza, sino a las posibilidades económicas reales de cada uno", indicaron las fuentes.

Aunque "la hoja de ruta es común, el nivel de madurez es distinto, y Rusia, Bielorrusia y Kazajistán deberán ser los pioneros a quienes seguirán el resto de países", explicaron.

El presidente ruso relató que "el trabajo fue muy constructivo y detallado, por momentos emotivo, pero siempre con deseo de hallar soluciones".

En cuanto a las decisiones consensuadas precisó que se trata de proyectos de integración económica y de la "posible creación de la alianza aduanera, así como de la cooperación en el sector hidroeléctrico".

Precisamente los proyectos hidroeléctricos enfrentan a dos países miembros, Tayikistán y Uzbekistán.

Tayikistán pretende terminar las obras de la central de Rogún, cuya construcción en los ríos Piandzh y Vajsh comenzó en los 70, en tiempos soviéticos, y por la que ahora presta gran interés el consorcio energético ruso RAO YeES.

Uzbekistán advirtió de que con ello se reducirá sensiblemente el caudal de agua que recibe de esos ríos y que tanto necesita para sus sistemas de regadío.

A este polémico asunto se ha decidido incorporar a expertos independientes y la compensación a Uzbekistán, posiblemente, pasa por la formación del mercado energético común, cuya estrategia ha sido aprobada casi simultáneamente.