Martes, 5 de Febrero de 2008

Entre 30.000 y 50.000 refugiados chadianos llegan a Camerún

EFE ·05/02/2008 - 11:36h

EFE - Refugiados en el campo de refugiados de Djabal, en Goz Beida, este de Chad, el 4 de mayo de 2007.

Entre 30.000 y 50.000 refugiados chadianos han llegado en las últimas horas a la frontera con Camerún y las agencias humanitarias tienen grandes limitaciones para ayudarlos, dijeron hoy fuentes de la Cruz Roja.

Los refugiados se están concentrando en la población de Kuseri, enfrente de Yamena y al otro lado del río Chari, cuyo puente se ha convertido en las últimas horas en la principal vía de salida de los habitantes que quieren huir de la capital

"Ayer se desbordó todo. Paramos de contar y de registrar a la gente. Las cifras son exageradas", declaró por teléfono a Efe desde Yaundé el responsable de la Cruz Roja Internacional en Camerún, Javier Medrano.

Los combates en Yamena se extendieron desde el sábado hasta el domingo y, aunque todavía hay tiroteos esporádicos en los alrededores, la relativa calma en la capital ha sido aprovechada por muchos habitantes para buscar refugio en Kuseri.

"Cuando se calmaron los combates entre los rebeldes y el Ejército la gente empezó a huir y a cruzar a Kuseri. Es difícil dar una cifra, pero las estimaciones son de entre 30.000 y 50.000, incluso más que eso", declaró Medrano.

El sábado por la tarde llegaron a Kuseri unos 600 refugiados, el domingo a mediodía fueron cerca de 3.000 y en la noche de ese mismo día la cifra había ascendido ya a 8.000.

Medrano dijo que la Cruz Roja camerunesa ha desplazado a sesenta voluntarios, que están prestando auxilio a todos los refugiados que están llegando. "Entre los primeros que llegaban había bastantes heridos", añadió.

La Cruz Roja colabora en Kuseri con agencias de la ONU que están prestando asistencia, como el Alto Comisionado para los Refugiados (ACNUR) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA), y también ha desplazado a equipos de otros lugares del país con el fin de reforzar su misión.

Kuseri está a 1.400 kilómetros de Yaundé, no hay vuelos directos a esa ciudad limítrofe con el Chad y los equipos de asistencia se encuentran con muchas limitaciones para su desplazamiento.

Las necesidades más urgentes, añadió Medrano, son, esencialmente, comida y agua. "La gente llevaba varios días encerrada en Yamena por los combates y algunos decían que no habían comido en varios días", añadió el responsable de la Cruz Roja.

"Hay problemas de agua -agregó- y todo lo que va asociado, como posibles enfermedades infecciosas. También faltan mantas porque aunque durante el día hace calor por la noche hace frío".

"Lo que hace falta es contar con medios logísticos, y que siga llegando la ayuda", añadió.

Los rebeldes anunciaron hoy que han acordado una tregua con el Ejército, después de la ofensiva que lanzaron el lunes de la semana pasada y que les llevó hasta las puertas del palacio presidencial, donde se mantuvo atrincherado el presidente Idriss Deby.