Sábado, 6 de Octubre de 2007

Lacoste cree que su imagen sale dañada en el vídeo de Juventudes Socialistas

La marca, que se define “apolítica”, estudia acciones legale

PÚBLICO ·06/10/2007 - 12:21h

Captura del vídeo de Juventudes Socialistas

La compañía Lacoste estudia emprender acciones legales contra las Juventudes Socialistas de España (JSE) por el daño a la imagen de esta marca textil que podría haber causado el vídeo impulsado por las JSE en defensa de la asignatura de Educación para la Ciudadanía.

Fuentes de esta empresa explicaron a la agencia Efe que son una marca internacional, “apolítica” y “democrática”, y que no se identifican con ningún sector de la población. Argumentaron que en los años  60, cuando la marca llegó a España, sí se relacionó como “elitista” ya que se trataba de ropa deportiva de tenis, un deporte que por aquel entonces no se había generalizado. Pero en este momento la situación es bien distinta, y se ha extendido su uso entre toda la sociedad.

Desde Lacoste señalan que la decisión está siendo analizada por el despacho de abogados que representa a esta firma internacional, y que también está en estudio en la central de la empresa en París. Las reacciones por el polémico vídeo continúan. Ayer fue el turno del secretario general del PP, Ángel Acebes, quien apuntó que el vídeo ha dado “la razón a los objetores” de Educación para la Ciudadanía, ya que es una asignatura que pretende “dividir a los españoles entre buenos y malos”.

Para el dirigente conservador, ha servido para “darnos cuenta de quiénes son las juventudes del PSOE”.

Una campaña en favor de Ciudadanía

El vídeo forma parte de la campaña en defensa de la asignatura de Educación para la Ciudadanía. En dichas imágenes, un joven de aspecto y acento “pijo” aparece con una camiseta rosa en la que figura un cocodrilo similar al logotipo de Lacoste.

El chico, que simula estar en un concurso de televisión, no responde correctamente a ninguna pregunta. Su contrincante, una chica, conoce todas las respuestas y se ríe de los fallos de su adversario. Sus dos protagonistas, hasta ahora anónimos, son militantes de las Juventudes Socialistas.