Martes, 5 de Febrero de 2008

El jefe rebelde chadiano acusa a Francia de haber bombardeado sus posiciones

EFE ·05/02/2008 - 11:36h

EFE - Rebeldes del Movimiento Justicia e Igualdad (JEM) en la frontera entre Sudán y Chad, el 24 de octubre 2004.

El jefe de la rebelión chadiana, el general Mahamat Nuri, acusó hoy a las tropas francesas destacadas en el país africano de haber bombardeado sus posiciones en la capital, Yamena, lo que provocó su retirada.

"La aviación (francesa) nos bombardeó desde ayer por la mañana hasta esta madrugada a la 1.00 horas", aseguró el rebelde en la emisora francesa "Europe 1".

Nuri hizo un llamamiento a Francia para que no intervenga en el "conflicto chadiano" y aseguró que sin el apoyo de las tropas galas al presidente, Idriss Deby, sus tropas estarían en condiciones de "lanzar una nueva ofensiva".

El líder de la rebelión aseguró que su movimiento deberá adoptar "nuevas disposiciones" tras la adopción de la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que condena los ataques contra el régimen chadiano y que apela a los Estados miembros a "ayudar".

Para el jefe rebelde esa resolución "da un mandato a Francia para intervenir para proteger al régimen".

Francia cuenta con un destacamento en Chad de unos 1.250 soldados.

Nuri señaló que "los intereses franceses no están amenazados" y que su movimiento "siempre ha invitado a Francia a ayudar a la resolución del conflicto de manera pacífica y a no apoyar al régimen, algo que no han hecho".

El ministro francés de Defensa, Hervé Morin, aseguró en la radio "RFI" que "los rebeldes tienen todavía medios militares" lo que convierte en "incierta" la situación, pero aseguró que "cada hora que pasa, Deby gana puntos".

Los aviones franceses que sobrevuelan el país no han detectado unidades de refuerzo a las tropas rebeldes para iniciar una nueva ofensiva sobre Yamena.

Morin indicó que la resolución de la ONU "da un apoyo absoluto a las acciones de Francia" en el país, aunque no quiso desvelar cómo actuarán.

El ministro francés de Exteriores, Bernard Kouchner, avisó ayer a los rebeldes al mostrar su esperanza de no verse obligado a intervenir militarmente de forma más decisiva.