Lunes, 4 de Febrero de 2008

Los serbios votan por acercarse a Europa

La movilización antinacionalista fue clave para Tadic

MAGDA BANDERA ·04/02/2008 - 22:03h

Fueron pocos quienes celebraron la victoria de Tadic

"Escóndele el DNI a la abuela. Vota Europa", decía uno de los SMS que en los últimos días invitaban a los jóvenes serbios a movilizarse por el candidato del Partido Democrático (DS), el reformista moderado Boris Tadic. Finalmente, la campaña europeísta funcionó y el actual presidente serbio logró ser reelegido el domingo pasado por un estrecho margen.

Sin embargo, ayer nadie celebraba la victoria. Tadic no despierta pasiones y los resultados oficiales muestran que las abuelas no se quedaron en casa. Tampoco fueron las únicas que apoyaron al candidato ultranacionalista, Tomislav Nikolic, del Partido Radical Serbio (RSS).

"Hay que afrontar que la diferencia entre ambos candidatos es muy pequeña, apenas 120.000 votos", compara Suzana Grubjesic, portavoz en el Parlamento serbio del G17 Plus. Su partido, impulsado por el grupo de economistas independientes que en 1997 fundaron la respetada ONG G17, pidió el voto para Tadic. En la actualidad, gobiernan juntos y el G17Plus ostenta cuatro carteras ministeriales. Entre ellas, la de Economía y Desarrollo Regional.

Y ahí llega la autocrítica: "Nikolic ha obtenido dos millones de votantes y no todos son grandes nacionalistas ni antieuropeos. Hay un porcentaje importante de gente descontenta con la situación económica". Este análisis no logra tranquilizar del todo a quienes temen la evidente división de la sociedad. Europa tampoco suscita grandes simpatías. Los serbios votaron ayer por la integración en la UE y contra la "caspa" que representa Nikolic, pero lo hicieron con resignación. Del mismo modo en que asumen que Kosovo será independiente en breve.

"En el fondo, sólo quieren saber cuándo acabará todo esto. Y, sobre todo, si alguna vez la UE dejará de ponernos condiciones para recibir su ayuda", afirma Grubjesic.El 20 de febrero es la fecha en que probablemente Kosovo declarará su independencia, según declaraba ayer un alto funcionario del Ministerio de Asuntos Exteriores a ‘Público': "Con esa trabajamos. Sabemos que no podemos negociar nada. Se trata sólo de coordinarnos para hacerlo del mejor modo posible".

A la pregunta de qué pasará con los serbios de los enclaves del sur de Kosovo, este alto cargo del Partido Democrático responde que los albaneses se han comprometido a integrarlos al nuevo país. Diferente es la situación de la zona norte, limítrofe con el resto de la actual Serbia. En Mitrovica y sus alrededores, la mayoría de la población es serbia. Por eso, muchos sueñan con poder conservar esa parte. Algo que deben empezar a descartar, avanza el representante del Ministerio de Asuntos Exteriores. Aun así, lanza un mensaje positivo, similar al de Tadic poco después de proclamarse ganador, y asegura que la comunicación entre los serbios a un lado y otro de la futura frontera kosovar será tan continuada como "inevitable".

Para él, como para Djordje Pavicevic, profesor de Ciencia Política de la Universidad de Belgrado, lo importante ahora es que la UE ayude a Serbia a salir de su aislamiento y a crear empleo. "Siempre comparan Serbia con la Alemania de la II Guerra Mundial. Pero deberían hacerlo con la Alemania que perdió la I Guerra Mundial y se sintió tratada de manera injusta. Sólo así se podrá evitar el ascenso del fascismo de Nikolic".