Lunes, 4 de Febrero de 2008

El fundador de la ONG Global Infantil elude la Justicia en Etiopía

Gil Lossada no acudió a declarar a la Audiencia Nacional sobre las denuncias de abusos a niños

LEA DEL POZO ·04/02/2008 - 20:59h

Tomàs Jover calla más de lo que sabe. "Todavía no es el momento", dice por teléfono mientras regresa en coche de la Audiencia Nacional. Ayer estaba citado junto a su mujer, Petra García, para ratificar su denuncia contra el fundador de la ONG Global Infantil, Gil Lossada, por malos tratos, negligencia médica y abusos sexuales. Y la ratificaron, punto por punto.

Pero al contrario de lo que esperaban, Lossada no acudió. "Ahora el juez, Grande Marlaska, tendrá que averiguar si ha sido por omisión o por desconocimiento". Fuentes de los Mossos d'Esquadra confirmaron ayer que en el domicilio al que hicieron llegar la citación no había nadie. El acusado aseguró a Europa Press que no acudiría al juzgado porque no se le había notificado.

La decepción

Jover y Petra estuvieron en el centro de Global Infantil en julio pasado. Ese verano no lo olvidaran jamás. Un día, Petra llevó a un niño con los ojos demasiado amarillos a un hospital, "y Gil me dijo que era un centro demasiado moderno para un etíope". Racismo, insultos, palizas, dejadez... Decidieron poner una denuncia y con ella barrieron la tranquilidad de Gil Lossada, que siempre ha negado las acusaciones.

"Tenemos noticias de que continua maltratando, perdona, presuntamente maltratando a los niños", dice Jover, a quien también le ha llegado a sus oídos que Lossada ya no admite a voluntarios en el centro. "A unos conocidos míos de Igualada que tenían que estar allí seis meses, les ha dicho que no. Y a otros les ha llegado a decir que el Gobierno había declarado el estado de sitio", explica. Ésto les preocupa. La denuncia que han interpuesto es contra Gil Lossada, no contra la ONG. Jover insiste en que ellos no quieren que el centro se cierre, puesto que los niños no tienen ninguna culpa.

A pesar de todo, su contacto con la entidad es nulo. Antes de que acabara el año, esperaban poder hablar con la Junta, dominada por incondicionales del fundador de Global Infantil, pero, para su indignación, ésa nunca se celebró. "Los socios pagan su cuota, hay que rendir cuentas", afirma ,"hay una cerrazón total y eso acabará con la entidad". Y continúa callando mucho de lo que sabe.

"Todavía no. Más adelante".

Según cuentan estos ex voluntarios (Público intentó contactar ayer con el director de la ONG), Lossada ha iniciado los trámites para abrir otro centro en la ciudad de Harar, (Etiopía). "Es una manera de hacer ver que no pasa nada o de esconderse; yo no sé qué le pasa por la cabeza a este hombre." Pero, a pesar de todo,Lossada también ha empezado su guerra particular.

"Tenemos pruebas de todo"

En la web de la entidad aparece una carta de un anónimo "colaborador" en la que se habla de conspiraciones y poderes a la sombra. También insinúa que Petra y Tomàs han interpuesto la denuncia para quedarse con el centro de Addis Abeba. "¿Buscan justicia, como
dicen, o notoriedad y poder?", escribe el enigmático personaje. Tomàs lo niega. "Tenemos nuestros trabajos, no queremos ninguna ONG", afirma, "en menudo pastel nos hemos metido". Y cuelga, guardando para sí algún que otro secreto. "Tenemos pruebas de todo, pero poco a poco".