Lunes, 4 de Febrero de 2008

Los cooperantes evacuados del Chad han sentido peligro y han pasado miedo

Los cooperantes evacuados del Chad relatan la situación en un país sumido en "la incertidumbre, el caos y la violencia más extrema".

PÚBLICO.ES ·04/02/2008 - 19:21h

La directora interina de Intermón-Oxfam en la zona de conflicto del Chad, Rosario Iraola, ha relatado esta tarde a su llegada al aeropuerto de El Prat que durante estos días han vivido verdaderas situaciones de peligro y que han pasado mucho miedo.

Pasadas las tres de la tarde de hoy, han llegado al aeropuerto barcelonés procedentes de París los tres cooperantes españoles de Intermón-Oxfam que han sido evacuados del Chad, un país sumido en "la incertidumbre, el caos y la violencia más extrema", ha declarado Iraola.

Ana Damasio y Marc Nyerola son las otras dos personas que completaban este grupo de cooperantes que han relatado a los medios informativos las vicisitudes vividas en su intensa aventura africana.

Ahora, su preocupación se centra en la suerte que puedan correr los compañeros que dejaron en Yamena, la capital del Chad.

Iraola ha confesado que vivieron verdaderas situaciones de peligro y que pasaron miedo, sobre todo, "el sábado y el domingo, cuando nos movíamos de un lado para otro", ha dicho.

Todavía quedan españoles

En Yamena todavía quedan españoles, "aunque algunos se quieren quedar, especialmente los religiosos, que aún no han tenido oportunidad de poder salir de las casas, ya que no se puede circular por la ciudad", ha añadido Iraola.

No obstante, la responsable de Intermón-Oxfam ha señalado que el conflicto "no está afectando a los programas de ayuda humanitaria" y la gente "está trabajando con toda tranquilidad", ya que el peligro solo persiste en la capital del país.

Según Iraola, el sábado permanecieron en el Liceo Francés, uno de los puntos de reagrupamiento previstos, en el que se agolparon más de un centenar de personas.

Desde las nueve de la mañana y hasta las cinco de la tarde, nos resguardamos debajo de las mesas de la escuela, porque, afuera, iban a tiroteo limpio y veíamos a los rebeldes con sus siglas", ha narrado.

Luego, los evacuaron en carros blindados a la base militar francesa, donde "ayer por la mañana, "cayeron balas perdidas", recuerda la cooperante y, durante el resto del día, no pararon de escuchar "cañonazos, obuses, morteros y todo tipo de armas de guerra".

Al llegar a la embajada francesa, "había una logística impresionante", ha elogiado la joven, quien ha desvelado que piensa regresar al país africano, "en cuanto se pueda circular por Yamena".

Mientras tanto, Iraola y sus otros dos compañeros lamentan que, una vez más, sea la población civil "la que está recibiendo la peor parte".

Noticias Relacionadas