Lunes, 4 de Febrero de 2008

Los servicios asociados a la construcción seguirán creando desempleo, según los expertos

EFE ·04/02/2008 - 09:55h

EFE - Un grupo de personas espera a la puerta de una oficina de empleo.

La negativa evolución de los servicios vinculados a la construcción, peor de la que esperaban los analistas, refleja un deterioro del consumo privado que afectará a la economía española, que seguirá generando desempleo en los próximos meses, según los expertos consultados por EFE.

El Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales difundió hoy que el paro subió en enero en 132.378 personas, lo que convierte a este mes en el peor de la serie histórica desde 1997, y sitúa el número de desempleados en 2.261.925.

También se conocieron las cifras de afiliación, que bajó en 84.697 personas ese mes.

Aunque se esperaba un comportamiento negativo de la construcción, la "sorpresa" radica en las cifras de desempleo del sector servicios -la mayoría relacionados con el sector inmobiliario-, que se incrementó en 98.194 personas en enero, indicó desde Analistas Financieros Internacionales (AFI) Carlos Maravall.

La evolución de esta cifra no se corresponde con el ritmo de desaceleración de la economía española, sino que es mucho mayor, un punto en el que coincidieron los analistas de Caixa Catalunya y de Fortis, David Martínez y Estefanía Ponte, respectivamente.

La primera conclusión que hay que obtener de estos resultados, apuntaron, es que el consumo privado se está desacelerando, con el consiguiente efecto negativo sobre la economía.

Lo que está sucediendo, para la Fundación de las Cajas de Ahorro (FUNCAS), es un reflejo de "la marcha natural de la economía" a través de un "ajuste" del sector de la construcción, algo que era necesario después de unos años de crecimiento a ritmos tan elevados que eran "insostenibles", explicó la analista del Gabinete de Coyuntura, María Jesús Fernández.

Para el director del Instituto de Estudios Económicos, Juan Iranzo, el paro registrado en los servicios vinculados a la construcción es "sorprendente" y pone de manifiesto que la desaceleración económica está siendo "mucho más intensa de lo previsto".

Esto provoca que el mercado laboral no pueda absorber a los nuevos activos, y puede llegar un momento en el que la economía española empiece a destruir más empleo del que se crea, alertó.

Si el paro sigue aumentando en la construcción -algo probable porque no se esperan mejoras a corto y medio plazo- los expertos de AFI creen que "habrá problemas".

Así, Maravall indicó que actualmente la ralentización de este sector es "muy intensa" y hay posibilidades de que se registren tasas de paro en la construcción similares a las de 1991 y 1992.

"La única pregunta es ver cómo esto se va a trasladar al sector servicios y al resto de la economía", apuntó.

En este sentido, se confesó "optimista" porque el estado de la economía española es "muy distinto" al de los noventa, ya que está mucho más abierta al exterior.

Por lo tanto, cabría esperar que "muchos años de trabajo no se vengan abajo por un solo dato", aunque avisó de que la coyuntura internacional es menos favorable que hace unos meses.

Juan Iranzo, menos optimista, indicó que si el desempleo continúa evolucionando en esta línea de los últimos meses, es probable que el Producto Interior Bruto (PIB) español crezca a finales de 2008 "sensiblemente" por debajo del dos por ciento.

En cualquier caso, tanto Fortis como Caixa Catalunya esperan que el paro, en general, suba, pero no con la intensidad registrada en enero.

Las soluciones que los expertos apuntan van en dos direcciones contrarias; los hay que apuestan por un aumento del gasto público y por recurrir al superávit de los últimos años para superar la situación.

Tal es el caso de FUNCAS, que apuesta por aumentar la inversión en obra pública para contrarrestar la caída del empleo en la construcción y conseguir una desaceleración "menos acusada".