Lunes, 4 de Febrero de 2008

La Generalitat se ha encontrado con 220 familias con riesgo de ablación desde 2003

EFE ·04/02/2008 - 17:40h

La Generalitat ha intervenido en 220 casos en los que se sospechaba que había riesgo de que se practicará una mutilación de los genitales femeninos a una niña, según los datos de los últimos cinco años dados a conocer hoy.

La consejera de Acción Social y Ciudadanía, Carme Capdevila, ha señalado que en estos cinco años no ha habido en Cataluña "ninguna condena por mutilación genital femenina", tipificada como delito de lesiones en el artículo 149 del Código Penal de 2003, y la secretaria de Infancia y Adolescencia, Imma Pérez, ha puntualizado: "si no hay condena, entendemos que no ha habido ninguna mutilación".

Los responsables de Acción Social han presentado hoy la segunda edición del Protocolo de actuaciones para prevenir la mutilación genital femenina, que adapta el que se aplica desde 2001 a la nueva normativa aprobada desde entonces.

La mutilación genital femenina es el nombre genérico que se da a las practicas tradicionales de algunas etnias africanas y asiáticas que implican la extirpación total o parcial de los genitales externos femeninos, y otras agresiones a los órganos genitales de las mujeres.

El secretario para la Inmigración, Oriol Amorós, considera que el incremento de las alertas, de 20 en 2003 a 68 en 2007, "aún no es una mala noticia", porque lo considera fruto de la eficacia de su gestión.

Esta segunda edición del Protocolo ha sido elaborada por una comisión integrada por representantes de los departamentos de Acción Social y Ciudadanía; Educación; Salud; Interior; Relaciones Institucionales y Participación; y la colaboración de asociaciones de mujeres africanas en Cataluña.

El objetivo de este Protocolo es dejar claros los pasos que se deben dar ante un caso o una situación de riesgo de mutilación genital que pueda detectar un médico, maestro, trabajador social u otro profesional en el desarrollo de su actividad.