Lunes, 4 de Febrero de 2008

Caldera propondrá a interlocutores sociales para recolocar a los parados de la construcción

EFE ·04/02/2008 - 16:47h

EFE - El ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, ayer en Salamanca a la presentación de las listas al Congreso y al Senado para las próximas Elecciones Generales.

El ministro de Trabajo, Jesús Caldera, dijo que propondrá a los interlocutores sociales un programa de medidas específicas para la formación de los trabajadores del sector inmobiliario que se han quedado en el paro, a fin de recolocarlos en otros sectores lo antes posible.

Así lo anunció hoy el ministro tras conocerse la Seguridad Social ha perdido 87.697 afiliados y que el paro subió en 132.378 personas en enero por "el deterioro" del sector inmobiliario, lo que calificó como "el peor dato de la serie histórica" desde 1997, año desde el que existen datos homogéneos.

Caldera afirmó que el Gobierno cuenta con los recursos suficientes para plantear de forma inmediata dicho programa, que se financiará con cargo a la política de empleo, y que espera llevarlo al Consejo de Ministros "en muy poco tiempo" antes de las elecciones.

Aunque no especificó hacia qué sectores tiene previsto "redirigir" a estos parados, y que el espacio más favorable sería el sector servicios, Caldera señaló que "no excluye ninguno" y que la mayoría de las personas que están perdiendo empleo son "fáciles de recolocar por sus habilidades y su formación".

Se trata, dijo Caldera de un ajuste "rápido y concentrado" que afecta a personas que trabajan en los servicios asociados a un sector de actividad, el inmobiliario, y que afecta tanto a personal administrativo, como a servicios de limpieza, dependientes, profesionales, gestores o comerciales.

Además de la propuesta a los interlocutores sociales, Caldera también se refirió a otras medidas que "inyectarán" una cantidad cercana a los 10.000 millones de euros a las familias españolas (por la actualización de las cláusulas de revisión salarial y pensiones) más la devolución de los 400 euros en el IRPF si el PSOE gana las próximas elecciones.

El ministro dijo que a pesar de que el dato del paro en enero "es muy malo" en la actualidad y en términos históricos, "hay más gente que nunca trabajando en España", además de que la tasa de paro es la más baja y "nunca" se había producido un incremento "tan notable" del empleo.

A pesar de que no podrá evitar "el catastrofismo de algunos", Caldera insistió en que "no hay crisis ni recesión" y el ajuste es "serio pero limitado" porque la economía sigue creciendo por encima de la media europea y los ingresos tributarios y de Seguridad Social en diciembre "han ido muy bien".

Además de las medidas indicadas para favorecer el consumo, el titular de Trabajo también se refirió al mantenimiento de la inversión en obra pública e incluso en su "reactivación" y destacó que se atraerá hacia esa actividad a las constructoras que hasta ahora se dedicaban principalmente a la vivienda libre.

En cuanto al tiempo que durará este "ajuste", Caldera dijo que las circunstancias económicas (bajada de tipos de interés en Estados Unidos y posible rebaja en Europa), además del crecimiento del 4,5 por ciento en el último trimestre de 2007, apuntan a una "senda de la normalidad" y auguró que los datos de febrero no serán tan malos.

El secretario de Estado de Seguridad Social, Octavo Granado, durante su intervención dijo que a pesar del "ajuste importante" de enero, que ha sido "un mes complicado y con incertidumbres financieras", a partir de ahora las perspectivas son "mejores".

Granado subrayó el caso de Baleares, que mantiene una variación interanual elevada en el número de afiliados debido a la ampliación de los programas de vacaciones, "que ha estabilizado bastante el empleo en el sector de la hostelería".

El secretario general de Empleo, Antonio González, destacó el fuerte desempleo que se ha producido especialmente en cuatro comunidades: Canarias, Comunidad Valenciana, Comunidad de Madrid y Murcia.