Lunes, 4 de Febrero de 2008

Las autoridades negaron una prueba de sangre independiente al chófer de Diana

EFE ·04/02/2008 - 16:11h

EFE - El juez que preside la investigación de la muerte de Diana de Gales, Scott Baker (c), durante la visita que el jurado británico realizó al túnel del Pont de l'Alma, en París, Francia, el pasado mes de octubre.

Las autoridades francesas denegaron en su día una petición de los padres del chófer Henri Paul para que se le hiciera una prueba de sangre independiente a fin de establecer si su hijo estaba ebrio la noche en que Diana de Gales murió en París.

Así lo señalaron hoy los padres, Jean y Giselle Paul, en la investigación judicial que se sigue en el Tribunal Superior de Londres para esclarecer definitivamente la muerte de la princesa, ocurrida el 31 de agosto de 1997 en París.

En la declaración por videoconferencia desde Francia, los padres insistieron en que su hijo no estaba ebrio la noche en que Diana perdió la vida y puntualizaron que nunca lo vieron beber en exceso.

Paul murió después de que su Mercedes -en el que viajaban Diana y el novio de ésta, Dodi Al Fayed- chocase contra un pilar del túnel por debajo del puente El Alma, pero una investigación francesa concluyó días después que conducía bajo los efectos del alcohol.

Además, Jean y Giselle Paul negaron hoy que su hijo fuese empleado de los servicios secretos británicos.

Entre otras cosas, la pareja afirmó que diez días después del accidente volvieron al piso de Henri Paul y descubrieron que la Policía había registrado el inmueble sin consultarles.

La investigación judicial quiere establecer definitivamente si Diana y su novio murieron en un accidente trágico o no.