Lunes, 4 de Febrero de 2008

Colombianos y venezolanos piden en París el fin de las FARC

EFE ·04/02/2008 - 15:19h

EFE - Antes de comenzar la protesta pacífica en Colombia, por diferencias horarias, se llevaron a cabo concentraciones de colombianos en países como China y Australia.

Centenares de colombianos y venezolanos se manifestaron hoy en París para pedir el final de las FARC y para sensibilizar a la opinión pública francesa de que en Colombia "hay más de un rehén" de esa guerrilla.

"En Colombia nadie quiere a las FARC, queremos concienciar a los franceses de que en Colombia hay más de un rehén, que hay más de 800, que todo el país es víctima de la guerrilla", aseguró David Velilla, uno de los promotores de la manifestación parisiense, convocada por internet y que contó con la presencia del embajador colombiano en París, Fernando Cepeda Ulloa.

Bajo el lema "todos juntos contra las FARC", los manifestantes gritaron lemas en contra de la guerrilla y contra el presidente venezolano, Hugo Chávez, al que pidieron que deje de apoyar "a una guerrilla terrorista y que vive del narcotráfico".

Velilla aseguró que muchos de los manifestantes eran venezolanos y pidió solidaridad con un pueblo cuyo presidente "ha tomado como rehén a toda la población".

"Colombia y Venezuela por la paz y por la vida", gritaron los manifestantes, que acabaron con una representación de la vida de los secuestrados en la jungla y cantando el himno colombiano.

El acto de París no contó con el respaldo de las asociaciones francesas de apoyo a la liberación de la colombo-francesa Ingrid Betancourt, que pronto cumplirá seis años de cautiverio.

El portavoz de la Federación Internacional de Comités de Ingrid Betancourt, Olivier Roubi, dijo a Efe que no apoya manifestaciones "porque van en contra de la mediación y la negociación".

"Si estás en contra de las FARC estás en contra del acuerdo humanitario", señaló.

Tampoco el Comité de apoyo a Ingrid Betancourt de la región parisiense, muy próximo a los hijos de la ex candidata presidencial, apoyó una marcha que, según su portavoz, Hervé Marro, no reclama el acuerdo humanitario de intercambio de rehenes por prisioneros.