Lunes, 4 de Febrero de 2008

El Tribunal decreta la libertad para 10 de los 30 acusados de planear un ataque contra la Audiencia Nacional

EFE ·04/02/2008 - 11:49h

EFE - El tribunal que juzgó a treinta presuntos terroristas islamistas procesados en la "operación Nova" en 2004 por planear un atentado suicida contra la Audiencia Nacional ha decretado la libertad para diez de ellos. En la foto, un momento del juicio.

El tribunal que juzgó a treinta presuntos terroristas islamistas procesados en el marco de la "operación Nova" en 2004 por planear un atentado suicida contra la sede de la Audiencia Nacional ha decretado la libertad para diez de ellos a la vista de las deliberaciones de la sentencia.

No obstante, según el auto dictado hoy por la sección tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, de estos diez, cinco seguirán en prisión porque tienen otras causas pendientes.

En el juicio, que empezó a celebrarse el pasado 15 de octubre y que quedó visto para sentencia el 14 de enero, los fiscales Dolores Delgado y Pedro Rubira, tras modificar levemente las penas solicitadas inicialmente para los acusados, reclamaron condenas de entre 8 y 43 años de cárcel por delitos de colaboración o pertenencia a organización terrorista y por conspiración para cometer atentados.

El tribunal explica en su auto que adopta esta decisión "atendido el estado de las deliberaciones" de la sentencia y teniendo en cuenta el tiempo que llevan en prisión preventiva por esta causa, la mayoría desde octubre de 2004, por lo que los diez acusados a los que decide dejar en libertad podrían o bien quedar absueltos o bien ser condenados, al menos, a la mitad de la pena que pedía el fiscal.

Los cinco acusados para los que se ha decretado la puesta en libertad, pero que deberán permanecer encarcelados por otras causas son: Baldomero Lara Sánchez, Mohamed Amin, cuyo auténtico nombre es el de Noureddine Bousrhal, y tres condenados ya por sus vinculaciones con el GIA, Bachir Belhakem, Soubi Kounic y Mohamed Amin.

A los otros cinco que sí serán excarcelados -Ahmed Chebli, Djamali Mazari, Hocine Kedache, Aspri Smali y Mohamed Boualen Khouni- el tribunal que preside el magistrado Alfonso Guevara les ha impuesto no obstante la obligación de comparecer todos los lunes en las dependencias policiales más próximas a su domicilio, les ha retirado el pasaporte y les ha prohibido abandonar España.

El tribunal explica en su auto que adopta esta decisión "atendido el estado de las deliberaciones" de la sentencia y teniendo en cuenta el tiempo que llevan en prisión preventiva por esta causa, la mayoría desde octubre de 2004.

Según la Fiscalía, este grupo terrorista, supuestamente liderado por el acusado Mohamed Achraf, estaba adscrito al pensamiento del "Salafismo Jihadista" conectado con la red de Al Qaeda.

Los fiscales acusan a Achraf, para el que han pedido 43 años de prisión, de reclutar a varias personas con la finalidad de realizar la "Yihad" (Guerra Santa) en territorio español, por lo que organizó un grupo formado por reclusos de la cárcel de Topas (Salamanca), donde estuvo preso en diferentes ocasiones entre 2001 y 2002.

Ese grupo, que se denominó "Mártires para Marruecos", se amplió posteriormente hasta formar un total de cuatro células conectadas entre sí: la primera con origen en la cárcel de Topas; la segunda en el centro penitenciario de A Lama (A Coruña); la tercera en Almería y la cuarta se localizó en Levante, principalmente en Valencia.

Para la constitución de la célula en Levante, "de tendencia salafista extrema", Achraf, según la Fiscalía, aprovechó la existencia de "estructuras anteriores vinculadas con el GIA y, en especial con Allekema Lamari", considerado el "cabecilla" del grupo terrorista que perpetró los atentados del 11-M.