Lunes, 4 de Febrero de 2008

Un nuevo frente helado empeora la situación provocada por el temporal en China

EFE ·04/02/2008 - 15:43h

EFE - Un vehículo de la armada limpia una carretera de Hangzhou, provincia de Zhejiang, el domingo 03 de febrero. Millones de personas continuaban varadas en China en la mañana de hoy, lunes 04 de febrero, cuando quedan tres días para el Año Nuevo Lunar y las autoridades chinas han advertido a la población que las condiciones climáticas del 'peor invierno en medio siglo' seguirán siendo desfavorables.

Un nuevo frente frío se espera hoy en las provincias afectadas por el peor invierno chino en medio siglo, donde además una espesa niebla impide la visibilidad, informó hoy la Administración Meteorológica de China.

En la mañana de hoy una compacta niebla no deja ver a más de 100 metros en Chongqing, y en la provincia de Guizhou (suroeste), y en las de Anhui, Jiangsu, Zhejiang (este), Hubei, Jiangxi y Hunan (centro).

Al mismo tiempo, otra nueva oleada de tempestades de nieve, lluvia y aguanieve se espera entre hoy y mañana en Hubei, Henan (centro), Guizhou y Yunnan (suroeste).

Este nuevo frente frío y la niebla agravará el caos que se vive en las carreteras, trenes, puertos y aeropuertos desde hace tres semanas en el centro, este y sur de China.

La cifra de muertos supera con creces los 60, los evacuados son más de 1,76 millones, y los inmigrantes que esperan en las estaciones para regresar a sus provincias de origen con motivo del Año Nuevo Lunar chino (7 de febrero) son más de tres millones sólo en la estación de Cantón (sur), centro manufacturero del país.

En total, son más de 105 millones los afectados en toda China.

El caos climático afecta a 19 provincias del total de 30 divisiones administrativas chinas, más de 223.000 viviendas se han derrumbado por la nieve y el hielo, y otras 862.000 han resultado dañadas, según los datos del Ministerio de Asuntos Civiles.

Más de 306.000 efectivos del ejército y un millón de milicianos intentan controlar la situación y ayudar en las labores de socorro.

En las áreas más afectadas se han desplegado más de 65.500 profesionales médicos.