Lunes, 4 de Febrero de 2008

El artista español Pasqualotto denuncia el consumismo en Hong Kong

EFE ·04/02/2008 - 15:18h

EFE - El creador barcelonés Mario Pasqualotto, ante su muestra "Bazar del deseo. Segunda vida para las bolsas de plástico", que acoge Hong Kong y con la que critica la sociedad del consumo de la ciudad, una de las urbes más consumistas del planeta.

La exposición "Bazar del deseo. Segunda vida para las bolsas de plástico", del creador barcelonés Mario Pasqualotto, critica la sociedad del consumo en Hong Kong, una de las urbes más consumistas del planeta.

Las bolsas de plástico "son el símbolo del consumo exacerbado", explicó a Efe el artista, y éste es precisamente el tema que subyace en todas las obras que cuelgan en Hong Kong, en las que simples o recargadas bolsas, procedentes cualquier punto del globo, desde una confitería de Santander a un mercado de China, son recicladas en obra de arte.

La muestra, que recoge dieciséis piezas, es el resultado de cerca de dos años de trabajo en los que el artista ha intentado "llegar a la pintura sin hacer pintura".

La exposición, que estará abierta al público hasta el próximo 5 de marzo en la Galería de la City University de Hong Kong, está apoyada, entre otros, por el Consulado de España en Hong Kong y el Instituto de Cooperación Exterior.

"Marilyn en bolsas de plástico", "Tres luces bajo el mar", o "L'amour des jeux", son algunas de las obras que, con un guiño evidente a las vidrieras góticas, atesoran centenares de pedazos de bolsas, ya estiradas, ya superpuestas, creando sensaciones de movimiento y reinterpretando los mensajes de las bolsas originales.

El soporte utilizado, placas de metacrilato circulares enmarcadas en hierro y colocadas delante de luz fría de neón, complementa cada trabajo.

"Algunas de las obras fueron creadas pensando en Hong Kong", reveló Pasqualotto, "concretamente todas las piezas blancas, ya que las bolsas blancas son las que mejor representan la sacralización del usar y tirar".

Además de los trabajos traídos directamente desde España, Pasqualotto ha tenido la oportunidad de crear uno in situ. Con la ayuda de numerosos estudiantes, que acudieron a un taller que ofreció en la misma universidad en la que expone, dio vida a uno de los iconos de Asia, la gatita japonesa "Hello Kitty".

Para el artista español, que viene de la pintura y la arquitectura, ésta es la primera muestra que presenta en Asia en calidad de artista individual. Su anterior incursión asiática tuvo lugar durante una exposición colectiva en la capital surcoreana, en mayo del año pasado.

"Me ha impresionado mucho esta ciudad", comentó Pasqualotto, "Hong Kong da para hacer otra serie de plástico, con oro y rojo", adelantó.

El artista, que el miércoles regresará a España, donde, además de dar clases de arte, ejerce de curador de la Bienal de Arte Joven Europeo (para la sección española), trabaja actualmente en una serie de fotografías en blanco y negro que no tardarán en ver la luz.