Lunes, 4 de Febrero de 2008

Rusia insta a Irán a congelar los trabajos de enriquecimiento de uranio

EFE ·04/02/2008 - 11:58h

EFE - Técnicos rusos trabajan dentro de la planta nuclear de Bushehr, al sur de Irán. La empresa rusa Atomstroyexport ha suministrado combustible nuclear para la central atómica de Bushehr, que construye en territorio de Irán. Fotografía del 26 de febrero de 2006.

El viceministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Kizliak, dijo hoy que Teherán debe congelar sus trabajos de enriquecimiento de uranio y reanudar el cumplimiento del Protocolo Adicional del Tratado de No Proliferación de armas nucleares.

"Es necesaria una cooperación plena de Irán con la Junta de Gobernadores del OIEA, en particular en lo que se refiere al cumplimiento del Protocolo Adicional de control y a la congelación -hasta que se resuelvan todos los problemas- de las labores de enriquecimiento", dijo Kizliak a la agencia rusa Interfax.

El Protocolo Adicional permite a los técnicos del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) visitar prácticamente sin aviso previo cualquier instalación nuclear de un país adherido.

El viceministro resaltó que todo ello es posible si Teherán adopta las "decisiones políticas respectivas".

Recordó que Rusia ha ofrecido a Irán emplear un centro de enriquecimiento de uranio en territorio ruso para satisfacer las necesidades de su programa nuclear para la generación de energía eléctrica.

"Esta propuesta todavía está en la mesa de negociaciones", añadió Kizliak, quien resaltó que la utilización de dicho centro de enriquecimiento de uranio permitiría a Irán cubrir sus necesidades "de manera fiable y predecible".

Sin embargo, el viceministro de Exteriores subrayó que Irán "prefiere desarrollar sus propias capacidades en materia de enriquecimiento (de uranio) y durante muchos años hizo esto en secreto".

"En ello radica una de las causas de la preocupación por el carácter del programa nuclear iraní", agregó.

Kizliak indicó que Rusia ya ha suministrado la primera partida de combustible para la planta eléctrica nuclear de Bushehr, que empresas rusas construyen en territorio iraní.

"Todas las necesidades de Irán en lo que se refiere a combustible nuclear serán satisfechas por Rusia", explicó.

El viceministro opinó que "Irán no necesitará más combustible en los próximos decenios, pues no se espera la pronta construcción de nuevas centrales nucleares en ese país".

Al mismo tiempo, destacó que, en su cooperación con el OIEA, Irán "avanza en la dirección acertada, al menos en lo que atañe al trabajo sobre el esclarecimiento de la dudas sobre sus actividades en el pasado".