Lunes, 4 de Febrero de 2008

Muere al tirarse por un puente tras apuñalar a su compañera en presencia del hijo de ésta

EFE ·04/02/2008 - 13:18h

EFE - En la imagen, efectivos de los Servicios de Emergencia del 112 tras un atropello.

Un hombre, que asestó hoy en Guadalajara varias puñaladas a su compañera sentimental, que está muy grave, en presencia del hijo de ésta de 17 años, ha muerto al ser arrollado por un camión después de arrojarse desde un puente de la A-2 (Autovía de Aragón) cuando era perseguido por la Policía.

Según ha informado la Subdelegación del Gobierno en Guadalajara, la mujer, A.N., de 44 años de edad, había presentado ya una denuncia por agresión contra su compañero, F.J.R.F., de 41 años y vecino de Guadalajara, en el año 2000.

Además, el hijo de la mujer, de diecisiete años de edad y que sufrió cortes en las manos y está ingresado, como ella, en el Hospital Universitario de Guadalajara por intentar defender a su madre, se había personado el pasado viernes en el Juzgado de Instrucción número 2 de Guadalajara para denunciar las agresiones de las que eran objeto él y su madre.

El titular del Juzgado dictó un auto para que la Policía investigara los hechos.

Esta mañana, sobre las 10:30 horas, en el domicilio que compartía la pareja, se produjo la agresión, de la que la Policía fue alertada a través de una llamada telefónica a la Sala del 091 de la Comisaría.

La mujer recibió varias puñaladas en la zona del cuello y por las piernas, según indicaron a EFE fuentes de la investigación, y el agresor trató de escapar.

Aunque fue perseguido por la Policía, se dio finalmente a la fuga, pero un operativo le localizó luego a la altura del Parque de la Amistad, desde donde continuó la persecución.

Al sentirse acosado, el hombre se dirigió hacia la pasarela peatonal que se encuentra en construcción y que cruza la autovía A-2 a la altura del punto kilométrico 55.

Allí se arrojó al vacío desde el puente y le atropelló un camión que le causó la muerte en el acto.

Por su parte, el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, Máximo Díaz-Cano, explicó a los periodistas en Toledo que el joven era hijo de una anterior pareja de la mujer.

Señaló también que, a pesar de las denuncias por malos tratos, una presentada en el año 2000 y otra el pasado viernes por su hijo, "no había ninguna orden de alejamiento ni de protección especial hacia ella".