Lunes, 4 de Febrero de 2008

El Príncipe asegura que las Reservas de la Biosfera son un instrumento contra la pobreza

EFE ·04/02/2008 - 12:42h

EFE - El Príncipe de Asturias ha asegurado hoy que las Reservas de la Biosfera, además de conciliar humanidad y naturaleza, son "un modelo de cooperación" para "erradicar las carencias de las poblaciones más vulnerables".

El Príncipe de Asturias ha asegurado hoy que las Reservas de la Biosfera, además de conciliar humanidad y naturaleza, son "un modelo de cooperación" para "erradicar las carencias de las poblaciones más vulnerables" y promover la calidad de vida de las comunidades vinculadas al medio rural y natural.

Don Felipe, acompañado de la Princesa de Asturias, ha cerrado con sus palabras la inauguración del III Congreso Mundial de Reservas de la Biosfera, al que asisten más de mil delegados de un centenar de países, con el objetivo de elaborar un Plan de Acción 2008/2013, además de valorar los resultados de la estrategia marcada en la anterior reunión, celebrada en Sevilla en 1995.

Nada más comenzar su intervención, el Príncipe se ha sumado a las palabras de la secretaria de Estado de Cooperación Internacional, Leire Pajín, de solidaridad con los países africanos afectados por el terremoto que causó ayer, al menos, 40 muertos.

Don Felipe ha destacado que esas Reservas han asumido un papel activo para rescatar el sentido profundo de cada lugar, para concitar consensos y para contribuir a afrontar con éxito las serias amenazas del deterioro ambiental, de pérdida de la diversidad y de la desertización.

Es decir, ha añadido, han demostrado, además de su capacidad investigadora e innovadora, que "están a la cabeza de los instrumentos de los que disponemos para adaptar" los vínculos entre sociedad y territorio.

El Príncipe ha subrayado la apuesta de España por estas Reservas -ya que en su territorio hay cerca de 40 de las más de 500 que engloba la Red Mundial- y que la Exposición Internacional de Zaragoza se inscribe en las propuestas del siglo XXI.

Han intervenido también en la sesión inaugural, Walter R. Erdelen, Director General adjunto de la UNESCO; Cristina Narbona, ministra de Medio Ambiente y Leire Pajín.

Narbona ha confiado en que el Plan de Acción de Madrid sirva de estímulo para profundizar en una nueva relación entre el ser humano y la Biosfera y ha subrayado el apoyo de España a la existencia de redes regionales de reservas, como fórmula para compartir experiencias y estrechar lazos de solidaridad.

La ministra ha subrayado que los desafíos ambientales "son, ante todo, éticos" y ha recordado que las Reservas son laboratorios de una nueva experiencia de relación armoniosa entre lo seres humanos y los ecosistemas que dan soporte a nuestro desarrollo.

Ha considerado Narbona que, al igual que la diversidad biológica, la cultural "nos hace más fuertes y menos vulnerables" y, por ello, las Reservas de la Biosfera sirven también como laboratorios para fortalecer la diversidad y permitir abordar los retos del mundo futuro.

La ministra se ha mostrado convencida de que no es una utopía poder hacer frente a los grandes retos ambientales.

Pajín ha destacado como objetivo básico de la Cooperación española la integración entre el desarrollo y la conservación del medio ambiente y ha indicado que el modelo por el que apuesta nuestro país "no tendría sentido si no fuera sostenible".

Walter R. Erdelen ha valorado el apoyo incondicional y activo de España a los programa sobre la Biosfera de la UNESCO y ha coincido con Narbona en que estos ecosistemas son laboratorios de aprendizaje del desarrollo sostenible.