Lunes, 4 de Febrero de 2008

Libertad para 10 de los 30 acusados de idear un atentado contra la Audiencia Nacional

De ellos, cinco seguirán en prisión por tener otras causas pendientes

AGENCIAS ·04/02/2008 - 07:57h

El tribunal que juzgó a 30 presuntos terroristas islamistas procesados en el marco de la 'operación Nova' en 2004 por planear un atentado suicida contra la sede de la Audicencia Nacional ha decretado la libertad para diez de ellos.

Los liberados son Baldomero Lara Sánchez, Mohamed Amin, Mohamed Amine Akli, Bahir Belhakem, Soubi Kunic, Ahmed Chebli, Djimali Mazari, Hocine Kedache, Aspri Smali y Mohamed Boualen Khouni.

Sólo cinco de ellas quedarán en libertad de forma efectiva porque el resto deberá cumplir condenas por otras causas.

En concreto, Lara Sánchez y Mohamed Amin se encuentran cumpliendo condena por causas relacionadas con drogas, mientras que Mohamed Amine Akli, Bahir Belhakem y Soubi Kunic están en prisión condenados por pertenencia al Grupo Islámico Armado (GIA).

Por lo tanto, las cinco personas que quedarán efectivamente en libertad son Ahmed Chebli, Djimali Mazari, Hocine Kedache, Aspri Smali y Mohamed Boualen Khouni.

Todos ellos se encontraban en prisión preventiva desde su detención en 2004 y la Fiscalía pedía 11 años de cárcel para todos ellos menos para Mazari, para el que solicitaba 13 años de prisión al considerarle el cabecilla del grupo que la supuesta red islamista tenía en Valencia.

Comparecencia todos los lunes 

En el auto hecho público hoy por la sección tercera, presidida por el juez Alfonso Guevara, se especifica que las cinco personas que quedarán en libertad deberán comparecer todos los lunes ante la comisaría o puesto de la Guardía Civil más próximo al lugar en el que viven, deberán fijar un domicilio fijo, se les retirará el pasaporte y no podrán abandonar el territorio nacional.  

La decisión se ha tomado "atendiendo al estado de las deliberacones del Tribunal" y teniendo en cuenta "el tiempo de privación de libertad que por la causa" llevan los procesados que han sido puestos en libertad.

En el juicio, que comenzó a celebrarse el pasado 15 de octubre y quedó visto para sentencia el 14 de enero, los fiscales Dolores Delgado y Pedro Rubira modificaron levemente las penas solicitadas inicialmente para los treinta acusados, para los que reclamaron penas de entre 8 y 43 años de prisión.