Archivo de Público
Miércoles, 14 de Noviembre de 2012

Merkel respeta "derecho a la huelga" pero defiende medidas de austeridad

La canciller alemana, Angela Merkel, expresó hoy su respeto por el "derecho legítimo a la huelga" en relación a las protestas que se desarrollan en toda Europa, al tiempo que defendió la austeridad y los recortes como vía frente a la crisis.

EFE ·14/11/2012 - 16:00h

EFE - (de izq a der) El ministro alemán de Economía, Philipp Rösler, el ministro de Defensa, Thomas de Maiziere, el titular de Asuntos Exteriores, Guido Westerwelle, y la canciller alemana, Angela Merkel, asisten al consejo de ministros.

La canciller alemana, Angela Merkel, expresó hoy su respeto por el "derecho legítimo a la huelga" en relación a las protestas que se desarrollan en toda Europa, al tiempo que defendió la austeridad y los recortes como vía frente a la crisis.

"El derecho a la huelga se da por consabido" en democracia, apuntó la canciller, en una comparecencia conjunta con el primer ministro polaco, Donadl Tusk, de visita en Berlín para presidir con la canciller las consultas bilaterales. Ello no quita, añadió Merkel, que la obligación de los gobiernos es "hacer lo debido" para atajar la persistente crisis de la deuda en la zona euro, lo implica aplicar "duras medidas y recortes" al gasto público. Merkel puso énfasis en la necesidad de no apartarse de la vía de la austeridad, con la mirada puesta en los presupuestos de la Unión Europea (UE), así como en su convicción de que se logrará encontrar una solución consensuada entre todos los socios.

Tusk, por su parte, defendió a este respecto la necesidad de impulsar el crecimiento, expresó su comprensión hacia la postura alemana -"en tanto que primer contribuyente neto" de la UE, destacó- para afirmar asimismo su convicción en que se encontrará una solución de compromiso y asumible por todos.

La coincidencia de las consultas bilaterales con la jornada de protestas y movilizaciones en toda Europa, especialmente en España, Grecia y Portugal, centró la atención de la comparecencia ante los medios, que quedó limitada a dos preguntas para los medios polacos y otras dos para los alemanes.