Viernes, 5 de Octubre de 2007

La Policía vigiló doce citas de la dirección de Batasuna

Garzón detalla en el auto de prisión de Joseba Álvarez los seguimientos.

Óscar López-Fonseca ·05/10/2007 - 22:53h

A la duodécima fue la vencida. La Policía vigiló de cerca durante los últimos quince meses a los principales dirigentes de Batasuna. Un exhaustivo control que le permitió tener constancia de una docena de encuentros secretos, algunos de ellos en momentos claves del proceso de paz y su ruptura. Así lo desveló ayer el juez Baltasar Garzón en el autor en el que ordenaba el ingreso en prisión sin fianza de Joseba Álvarez, dirigente de la ilegalizada formación que había sido detenido el pasado martes.

El texto del juez detalla en concreto once de esos encuentros, celebrados entre el 19 de junio de 2006 -tres meses después del anuncio del "alto el fuego permanente"- y el pasado 21 de septiembre en diferentes localidades del País Vasco y Navarra. La duodécima fue la que celebraban 23 integrantes de la Mesa Nacional el pasado jueves en Segura (Guipúzcoa) cuando fueron detenidos. De las reuniones detectadas por la Policía, destaca la celebrada en el polígono Belartza, de San Sebastián, el 30 de diciembre, el mismo día del atentado en la T-4.

Operativo no preparado

Según fuentes policiales, la intención de los expertos de la lucha antiterrorista era mantener el control, pero el magistrado de la Audiencia Nacional ordenó a primera hora de la tarde del jueves las detenciones. La orden cogió por sorpresa a los máximos responsables del Ministerio del Interior, que tuvieron que improvisar sobre la marcha un dispositivo policial para asegurarse la captura de los 23 dirigentes de Batasuna. En algunos momentos, éstos temieron que los miembros de la Unidad de Intervención Policial (UIP) que tenían que desplazarse hasta la pequeña localidad guipuzcoana no llegaran a tiempo de cerrar ésta y los batasunos pudieran huir.

Sin pruebas contra ANV

El primer análisis de la documentación que se incuató la Policía no ha permitido encontrar, de momento, pruebas concluyentes que sirvan a la Justicia para establecer la existencia de vínculos entre Batasuna y ANV, el partido que le sirvió de paraguas en las elecciones del pasado mes de mayo, según confirmaron a este diario fuentes del Ministerio del Interior. Tampoco apareció, según éstas, ningún dato que revelase supuestas conexiones entre la ilegalizada formación y el Partido Comunista de las Tierras Vascas.

Noticias Relacionadas