Viernes, 5 de Octubre de 2007

La derecha usa al rey para atacar a Zapatero

El Gobierno lamenta la "insolencia y el radicalismo" de Aznar y Rajoy. El PP niega cualquier tipo de electoralismo

M.J.Gúemes / A. Pardo de Vera ·05/10/2007 - 22:42h

Un centenar de personas se volvió a concentrar ayer para manifestr su rechazo a la monarquía y tres de ellas, que se identificaron con nombres y apellidos, quemaron dos imágenes del rey. JOSÉ COLOM

Las dos principales referencias del PP, José María Aznar y Mariano Rajoy, han coincidido esta semana en sus ataques al presidente del Gobierno por considerar que no defiende suficientemente al rey.

"Hoy vemos cómo se ataca interesadamente a la Monarquía de todos y cómo, en otro alarde de frivolidad, se inhiben quienes tienen el deber constitucional de defenderla". Éstas fueron las duras palabras del ex presidente del Gobierno, apoyando la postura que Rajoy ha venido manteniendo estos días. El líder de la oposición reclama al presidente del Gobierno que "deje de mirar hacia otro lado" y que "cumpla con sus obligaciones".

Las críticas que recibe Zapatero a costa de la figura del monarca molestan al Ejecutivo socialista, que se indigna cada vez que se saca un tema que, en opinión de fuentes de Moncloa, entre el PP y los medios están agrandando "sin medida y sin razón".

La vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, fue contundente ayer, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros: "El Gobierno condena rotundamente estos acontecimientos", aunque "estamos ante incidentes protagonizados por una minoría que está muy lejos de representar el sentir de la inmensa mayoría de los españoles".

Por eso, la número dos del Ejecutivo dio un consejo al PP: "Si dejamos de poner el altavoz a esas voces, dejarán de oírse muy pronto". Algo que también se puede aplicar a la prensa que "da excesiva categoría" a la información sobre estos hechos, según señalan desde el entorno presidencial.

Falta de rigor

La vicepresidenta reprochó al principal partido de la oposición su derroche de "esfuerzos" para atacar a Zapatero y fue especialmente crítica con las declaraciones de Aznar. De la Vega le contestó ayer al ex presidente que, aunque procura manifestarle el mayor respeto, "cuesta mucho no opinar ante tanto exceso, tanta insolencia y tanta falta de rigor. El señor Aznar es muy libre de decir lo que quiera, pero tanto dentro como fuera de España, debería tener más en cuenta los intereses de los españoles".

El Gobierno está sumamente molesto con la campaña del PP, que se ha erigido como único defensor de la Monarquía, de los símbolos nacionales y de la patria. Sobre la convocatoria de los populares para que la gente salga a la calle a celebrar el Día de la Hispanidad, el 12 de octubre, la vicepresidenta alegó que únicamente responde a que "al señor Rajoy le sobra radicalismo y le falta sentido de Estado. Creo que no es casual que esté bajando en las encuestas".

Fernández de la Vega tuvo que responder ayer a muchas preguntas de los periodistas sobre los ataques a la figura del Rey, las críticas del PP achacando la responsabilidad al Gobierno y la llamada de los populares a celebrar el 12-O. La vicepresidenta dijo no querer entrar en el juego "de quienes quieren apropiarse de los símbolos de todos al servicio de un partido y de una idea". Tachó de irresponsables a quienes lo hacen y aseguró que "la patria, la bandera y las instituciones no están para jugar con ellas, sino para ponerlas al servicio de todos los españoles".

Monárquico de pura cepa

En el PP afirman que su campaña en apoyo al rey no responde a una estrategia calculada. Dicen que Rajoy está realmente preocupado y que, además, es un "monárquico de pura cepa". Desde el Partido Popular insisten en que se equivocan quienes les acusan de apropiarse de los símbolos por puro interés partidista porque "los hemos defendido toda la legislatura. A Zapatero se le llena ahora la boca hablando del Gobierno de España. Nosotros hemos mantenido siempre el mismo discurso. No es electoralismo, es coherencia", explica un diputado del PP.

En Génova no temen que les llamen "fachas": "Nos han llamado de todo. Está amortizado". En cuanto a la campaña "Somos España", hay divergencia de opiniones. Unos no le ven más recorrido y para otros es la única forma de "sentirnos orgullosos de ser españoles". Los conservadores revelan que Rajoy trata de modular su mensaje. Lo de Aznar es porque "alguien tiene que hacer ese papel".

Noticias Relacionadas