Domingo, 3 de Febrero de 2008

"El arte contemporáneo es ecléctico, sin 'ismos'"

Carlos Aires se ha hecho con el Primer Premio de Generación 2008 por su videoinstalación 'Cataratas'

I. R. ·03/02/2008 - 18:36h

Supongo que habrás visto los trabajos de ‘Generación 2008’, ¿qué te parecen?

Muy bien. Claro que hay obras que me gustan más y otras menos pero está claro que la exposición no gira en torno a ninguna temática en especial y los trabajos seleccionados son totalmente dispares. Me ha resultado muy interesante porque en este momento vivo fuera de España y así veo lo que se cuece.

¿Es muy diferente al arte que se hace en el extranjero?

¿Si es diferente? Indudablemente sí… (se toma un tiempo para responder). La sensación que he tenido a raíz de mi postgrado y que he discutido con algunos especialistas en arte es que España es un país en período de postdictadura y hemos recorrido en un período muy corto de tiempo lo que otros países europeos han recorrido en más tiempo. Al final eso se traduce en que reconoces una serie de tics.

¿Qué tics?

Bueno, un poco en las temáticas que se abordan… Luego la estructura española es parte de la problemática de aquí. Quiero decir que todo lo que pasa se convierte en algo muy nacional, que tiene poca visibilidad fuera.  

Actualmente, ¿puede existir en un arte contemporáneo sin concepto, sin mensaje?

No, para nada. Ha habido muchos movimientos, muchos ‘ismos’ y ahora la cosa es mucho más ecléctica. No hay un gran movimiento con conceptos y temas inherentes.

Por tu respuesta puede interpretarse que ir a una muestra equivale a ponerse al día de lo que preocupa a los artistas...

No es que se ponga al día sino que comparte el momento con el artista. Ambos conectan porque viven la misma realidad.

En 2005 presentaste una obra en Viena que fue censurada y que suscitó gran polémica. ¿Eres de los que creen que la mala prensa es buena prensa?

Ahí se montó un lío impresionante y no me ha traído nada, ni bueno, ni malo. Sólo valió para que la gente pusiera mi nombre en Google y para que los periodistas llenasen páginas en los periódicos. Se montó un lío de algo muy banal.

¿En qué vas a invertir los 15.000 euros del premio?

En trabajar, supongo.

Noticias Relacionadas