Sábado, 6 de Octubre de 2007

Montilla exige al gobierno el resto de papeles de Salamanca

El president de la Generalitat recuerda que los documentos son "básicamente de particulares".

LEA DEL POZO ·06/10/2007 - 08:18h

Si alguien creyó que el 31 de enero de 2006, cuando retornaron a Catalunya los documentos de la Generalitat republicana provenientes del Archivo General de Salamanca, se habían acabado las reclamaciones, andaba muy equivocado. El anuncio del ministro de Cultura, César Antonio Molina, en el sentido de que el resto de papeles no serán devueltos hasta que se cree el Centro de Documentación de la Memoria Histórica en Salamanca, ha vuelto a encrespar los ánimos.

Una persona tan poco dada a excesos como el president José Montilla no dejó ayer ningún atisbo de duda: "Aún hay más papeles que tienen que volver, que son, básicamente ,los de los particulares". El jefe del Ejecutivo catalán ha recordado que "no se trata de que haya un compromiso del Gobierno, sino que hay que cumplir la ley al margen de lo que pase en las elecciones de marzo".

¿Qué queda en Salamanca?

En Salamanca, quedan las cartas personales y papeles de numerosas entidades, como la UGT, Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) o el Ayuntamiento de Barcelona. El caso más sangrante es el del artista gráfico Carles Fontseré, que murió el pasado 4 de enero sin poder recuperar los originales de sus obras; entre ellas, el mítico cartel de la CNT-FAI que lleva el título de Llibertat!

Pero la mayoría de documentos que aún están en Salamanca no tienen tanto valor artístico. Se trata en gran parte de papeles personales que fueron arrebatados a punta de pistola y que luego sirvieron para justificar los consejos de guerra del franquismo.

El Ministerio de Cultura tiene desde hace un año sobre la mesa una larga lista con el inventario de los documentos catalanes pendientes de devolución. Hasta la fecha, no ha habido ninguna respuesta.

Concierto reivindicativo

La Comissió de la Dignitat, la entidad que ha organizado las movilizaciones a favor del retorno, ha convocado para el próximo 21 de octubre un concierto reivindicativo, en el que actuarán cantantes de la talla de Raimon o María del Mar Bonet. El lunes próximo, la Comissió presentará la moción que ha preparado para que todos los partidos catalanes excepto el PP, la defiendan de manera unitaria.