Domingo, 3 de Febrero de 2008

Participación del 34 por ciento en las primeras siete horas de votación

EFE ·03/02/2008 - 08:25h

EFE - Tomislav Nikolic, del ultranacionalista y opositor Partido Radical Serbio (d) , quien fue el vencedor de la primera vuelta, y el actual presidente del país, el pro europeo Boris Tadic, líder del Partido Democrático (izda).

La participación en las primeras siete horas de votación en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Serbia alcanzó el 33,91 por ciento, poco más que en primera vuelta, hace dos semanas, según estimaciones de la Comisión Electoral.

Esos datos coinciden con los de la organización no gubernamental Centro para las Elecciones Libres y la Democracia (CESID), que cifra la afluencia en un 34 por ciento.

De continuar esa tendencia, podría esperarse una participación del 63 por ciento, dos puntos más que hace dos semanas, según esa ONG, que supervisa la votación, que transcurre sin incidentes.

Compiten por la Presidencia serbia el candidato del Partido Radical Serbio (SRS), el euroescéptico y pro ruso Tomislav Nikolic, y el del Partido Democrático, el europeísta Boris Tadic, en un ambiente plebiscitario y en un momento difícil para Serbia ante la posible independencia de Kosovo.

Nikolic fue el ganador relativo de la primera vuelta, hace dos semanas, frente a Tadic, con una diferencia del 4,5 por ciento.

Todos los pronósticos coinciden en que hoy el resultado será muy reñido y se espera muy poca diferencia de votos entre ambos.

Estas elecciones, consideradas cruciales para aclarar si Serbia seguirá por el curso hacia la Unión Europea (UE), han impuesto un ambiente de plebiscito y se espera una alta participación.

Nikolic personifica las fuerzas que gobernaron en la década pasada de guerras y aislamiento internacional, pero en la campaña electoral intentó capitalizar el descontento de la población por el persistente bajo nivel de vida y las pocas mejoras económicas que hubo desde los cambios del año 2000, tras la caída del régimen autoritario de su antiguo aliado Slobodan Milosevic.

Tadic se presenta como garante de una Serbia que quiere modernización e integración en la UE, pero tiene el difícil cometido de convencer a los electores de que tiene amigos en Occidente, que a su vez está desoyendo las aspiraciones serbias sobre Kosovo.