Domingo, 3 de Febrero de 2008

Cierra la XXVIII edición de FITUR con amenaza de crisis en el turismo español, ¿qué crisis?

EFE ·03/02/2008 - 15:26h

EFE - El ex futbolista argentino Diego Armando Maradona (2d) firma unos autógrafos en el expositor dedicado a Argentina durante la visita que realizó el pasado viernes a la Feria Internacional de Turismo-FITUR 2008 que se celebra en Madrid.

La supuesta amenaza de turbulencias y crisis para el turismo español a corto plazo, lanzadas en su mayor parte desde puntos que no se corresponden con los expertos en el sector, ha hecho preguntar, durante el desarrollo de la XXVIII edición de FITUR, que de qué crisis se está hablando.

Basta haberse dado una vuelta por alguno de los doce pabellones que en esta edición han ocupado las empresas y los representantes de los 170 países que han copado todos y cada uno de los 100.000 metros cuadrados puestos a su disposición en la Feria Internacional de Turismo de Madrid, para comprobar que de crisis nada de nada.

Así lo han confirmado los representantes de las principales cadenas hoteleras, que son los que pueden ver con más claridad cuales son los movimientos futuros.

Sol Meliá, NH Hoteles, Iberostar, el Grupo Globalia, Ac Hoteles, Riu, Barceló, Hotusa, Husa, Hesperia, etcétera; consideran que el 2008 puede ser turbulento pero no de crisis, y que precisamente de esas turbulencias económicas que pueden darse en el conjunto de la globalización mundial les puede beneficiar, y de hecho todos prevén un crecimiento de facturación del orden de dos dígitos.

Pero volviendo a Fitur, en esta edición se han vuelto a superar los récord de asistencia y participación, como viene ocurriendo año tras año, compitiendo Madrid con ser la primera feria del turismo en importancia, frente a Berlín y Londres.

Fuentes de la organización consultadas por Efe han indicado que, según las cifras provisionales, se han superado los 250.000 visitantes, de los que más de 150.000 han sido profesionales, contando con una representación de casi 8.000 periodistas que han cubierto los mil y un actos que se han llevado a cabo durante los cinco días que ha durado la feria.

Durante cinco días, 30 de enero a 3 de febrero, 170 países, 879 expositores y 13.300 empresas, de ellas 5.852 extranjeras y 7.448 nacionales, han expuestos sus productos y participado en seminarios, encuentros y presentación de las posibilidades que sus destinos ofrecen para el ocio, la aventura y el descanso familiar.

Europa es quien más empresas ha aportado a esta edición, con un 26 por ciento; seguida de América con un 21,44 por ciento;un 18,34 de Asia-Pacífico; el 10,59 del Norte de Africa y Oriente Próximo, y un 10,33 por ciento de África.

Este año la feria ha crecido también en espectáculo, ya que lo que en anteriores ediciones eran stands de propaganda, entrega de folletos, chapas o algún recuerdo tipo pin o mechero, y alguna atracción folclórica, en esta edición se ha superado con verdaderas actuaciones musicales.

Alguna cadena española de hoteles contaba con su propia orquesta de jazz que amenizaba la visita de aquellas personas que hasta allí se acercaban, mientras que en los pabellones de países latinoamericanos los trajes típicos se movían al aire con la gracia de sus bailes y danzas.

Mucho más espectacular eran las demostraciones gastronómicas de casi todos los países, y de nuestras Comunidades Autónomas, que citaban a bastantes de los "profesionales del canapé", un mal con el que FITUR no ha podido, ni parece que podrá solucionar nunca, porque ¿qué hacen señoras con sus niños paseando por Fitur en sus carritos, o la tercera y cuarta edad en las jornadas para profesionales?.

Por lo exótico hay que destacar la participación de nuevos países como Bután, Groenlandia o Santo Tomé y Príncipe, así como el ofrecimiento por parte de la representación japonesa de poder vestir un kimono.

Para los de casa hay tres eventos que han sido presentados con gran profusión de detalles, como son la próxima celebración de la Expo de Zaragoza centralizada en el agua, la celebración del 200 aniversario del alzamiento de Madrid contra los franceses, 2 de mayo de 1808, o la presentación de lo que va a ser el segundo premio urbano de Fórmula 1 europeo, que se celebrará en Valencia, compitiendo con el clásico de Monte Carlo.