Domingo, 3 de Febrero de 2008

Zapatero dice que hubiera deseado más concordia de la Iglesia y menos admoniciones

EFE ·03/02/2008 - 11:09h

EFE - El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero (d), interviene en la sesión de clausura de la VIII Convención Municipal de su partido, celebrada ayer en Zaragoza.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, afirma hoy que hubiera deseado que la Conferencia Episcopal hubiera tenido "palabras de concordia, convivencia y diálogo" en su último comunicado, y que hubiera contenido "menos admoniciones y reproches".

En una entrevista que hoy publica el diario La Razón, Zapatero se muestra convencido de que el Gobierno "ha tratado bien" a la Iglesia católica "sin excepciones", y recuerda que el reconocimiento del matrimonio homosexual era un compromiso electoral del Partido Socialista en las últimas elecciones.

"Si los ciudadanos votaron el programa electoral y yo lo he cumplido, sólo cabe interpretar que la mayoría de los ciudadanos atacó a la Iglesia", asegura el jefe del Ejecutivo, quien considera "falsa" esa premisa, y acusa a algunos cardenales de "dirigir algunas críticas subidas de tono al Gobierno".

En la entrevista, Zapatero se pregunta si el líder del PP, Mariano Rajoy, cuando dice que cambiará de nombre la ley del matrimonio homosexual respetará los derechos de ese colectivo que conlleva el Código Civil, especialmente el derecho de adopción.

A la pregunta de si realmente creyó en algún momento que ETA iba a dejar las armas responde que al principio "tenía una expectativa bastante seria de que podría ser, aunque dije que sería difícil, largo y duro", y añade que "cuando uno se sienta en esta silla y tiene la responsabilidad sobre 45 millones de personas, el primer sentimiento es salvar vidas y evitar la muerte de tus compatriotas".

Reconoce que "es probable" que pusiera más empeño y esperanza que sus antecesores en el proceso del diálogo, y señala que a la conclusión de que no había nada que hacer y que la palabra de ETA no vale nada "no se llega en un día, porque supondría tanto como tener la capacidad de entender la lógica en la que se mueven los terroristas".

"Con el atentado de la T-4 para mí acabaron las expectativas, aunque había habido síntomas anteriores", subraya Rodríguez Zapatero, quien considera que lo importante ahora es que "ETA sólo tiene un destino, un final. ETA ha perdido ya, estamos en el tiempo de derrota. La democracia ha ganado hace tiempo. El tema está en cuándo veremos el final".

El jefe del Ejecutivo afirma que no forma parte de su estilo político "la exageración en las palabras ni el tono exacerbado para demostrar firmeza y fortaleza", y expresa su deseo de que se pueda recomponer el consenso con el PP en materia antiterrorista tras el 9 de marzo, aunque -dice- para apoyar al Gobierno frente a ETA "hay que creer más en España y menos en la ambición de poder".

Admite como cierto que Rajoy se enteró por la prensa de la reunión entre Patxi López, el líder del PSE, y Arnaldo Otegi, aunque dice que "cuando yo me enteré estábamos en pleno fragor del Debate de la Nación", y subraya que "los compañeros de Euskadi entendieron que tenían que hacerlo y lo hicieron".

Respecto a por qué no reconoció en el Parlamento que se habían producido contactos con ETA tras el atentado de la T-4, lo justifica en que "hay circunstancias, secuencias y personas que han participado en el proceso de paz y que debo mantenerlas en la reserva", y añade que "si un día, con los años, puedo contarlo porque ya no perjudico a nadie, la gente entenderá algunas cosas".