Viernes, 5 de Octubre de 2007

La Iglesia presenta a los beatos de la Guerra

Los obispos los proponen como ejemplo de reconciliación

MIGUEL ÁNGEL MARFULL ·05/10/2007 - 20:49h

El próximo domingo 28 de octubre, a las 10 en punto de la mañana, la plaza de San Pedro, el corazón del Vaticano, estará repleta de banderas de España. Habrá repicar de campanas y coro de aplausos elevado a la memoria de cada uno de los 498 nuevos mártires de la Iglesia española. Son 498 nombres y apellidos que pondrán de nuevo el recuerdo de la Guerra Civil al servicio de la causa de la Iglesia católica.

La Conferencia Episcopal ultima preparativos, consciente de que llevar a los altares la memoria de la Guerra Civil admite controversia, después de que fuera la misma Iglesia la que elevara al cielo la contienda bajo el nombre de Cruzada.

Los aires difíciles
El portavoz y secretario general de la Conferencia, Juan Antonio Martínez Camino, participó ayer en un acto en Roma en el que se presentó una hagiografía sobre los 498 nuevos mártires. El portavoz de los obispos espera que la ceremonia sirva de oxígeno para la comunidad católica. Por eso invitó a respirar "el aire del verdadero sentido del testimonio" de los mártires, para "fortalecer la fe de los católicos en momentos de especial dificultad". Martínez Camino evitó detallar cuáles son esas circunstancias difíciles.

El secretario de la Conferencia Episcopal empleó los términos "justicia" y "reconciliación" para referirse a una ceremonia que, según algunos historiadores, es una ocasión desaprovechada para disculparse por los cuarenta años del nacional catolicismo bendecido que siguieron a la contienda civil.

"Yo lamento los asesinatos de los curas, porque estoy contra la pena de muerte, pero la Iglesia fue la que sembró la semilla del odio y la violencia. Tienen la obligación de pedir perdón y no son capaces. Son menos humildes que su propio jefe, el Papa; son cobardes y traicionan el mensaje de Cristo", ha señalado a propósito de esta ceremonia el hispanista irlandés Ian Gibson, uno de los grandes especialistas en la Guerra Civil.

La mayor de la historia
Juan Antonio Martínez Camino puso la venda antes que la herida al señalar que la ceremonia del próximo 28 de octubre "no ha sido preparada para cultivar ninguna megalomanía". La beatificación será la más numerosa de la historia. Casi todos los obispos de España estarán presentes en el Vaticano, además de prelados de otros países.

La Conferencia Episcopal ultima cada detalle con aire de gran solemnidad y ambiente de fiesta. Según las estimaciones que manejan los organizadores, un millón de católicos procedentes de España podría seguir en Roma la ceremonia que coincide, casualmente, con una efeméride que no estará tan presente en el Vaticano, el 25 aniversario de la primera victoria del PSOE en las elecciones generales de 1982.
La beatificación masiva coincide también con la tramitación en el Congreso de la Ley de la Memoria Histórica, que pretender rehabilitar a las víctimas republicanas de la Guerra Civil y de la dictadura del general Franco.