Sábado, 2 de Febrero de 2008

La Unión Africana lanza un duro mensaje contra los rebeldes del Chad

EFE ·02/02/2008 - 17:53h

EFE - Foto del presidente chadiano, Idriss Deby, a su llegada a la 8ª Cumbre de la Unión Africana en Adis Abeba (Etiopía).

La Unión Africana cerró hoy una nueva cumbre semestral con una dura condena a la rebelión armada en el Chad y su apoyo a los esfuerzos de mediación que se realizan en Kenia para poner fin a la grave crisis política de ese país.

Durante la cumbre, que se abrió el pasado jueves, la atención estuvo enfocada, en un principio, en la crisis de Kenia, y en las últimas horas en la rebelión que mantiene en la cuerda floja al presidente chadiano, Idris Deby.

"Si la rebelión triunfa, nosotros expulsaremos (de la Unión Africana) al Chad hasta que no regrese al poder el presidente Idris Deby", afirmó el presidente de turno de la organización y jefe de Estado de Tanzania, Jakaya Kikwete.

Kikwete dijo que la rebelión del Chad y la crisis política que atraviesa Kenia desde fines de diciembre pasado son los dos conflictos más candentes de la región y anunció que la Union Africana (UA) adoptará las medidas adecuadas para hacerles frente.

El presidente de turno de la UA señaló que la organización ha decidido enviar una delegación a Yamena con el fin de negociar el final de la rebelión armada, que comenzó esta semana desde el este del país y que hoy llegó a las puertas del palacio presidencial.

En una declaración aprobada al final de la cumbre, la UA expresó su "dura condena" por la rebelión del Chad y exigió "el fin inmediato de estos ataques" contra el Gobierno de Yamena y "el baño de sangre resultante".

La UA anunció que la labor de mediación quedará a cargo del presidente de la República del Congo, Denis Sassou-Nguesso, y del líder libio, Muamar el Gadafi, una figura muy próxima a la vida política chadiana.

Sassou-Nguesso y Gadafi, añade la declaración final aprobada al final de la cumbre, se encargarán de "encabezar los esfuerzos dirigidos a encontrar una solución negociada y pacífica a la crisis actual" en el Chad.

Esa misión será llevada a cabo en coordinación con Kikwete y la Comisión de la UA, el órgano ejecutivo más importante de la organización continental y que ayer, viernes, eligió un nuevo presidente, el ex ministro gabonés de Asuntos Exteriores Jean Ping, quien declaró a la prensa que "necesitamos actuar" .

En cuanto a Kenia, la UA respaldó los esfuerzos que realiza en ese país el ex secretario general de la ONU Kofi Annan, quien logró poner de acuerdo al Gobierno y a la oposición para firmar ayer un pacto básico que permita superar la crisis.

En la sesión de clausura, Gadafi pronunció un discurso en el que insistió en opiniones ya conocidas acerca de los tropiezos que está encontrando África para que se asienten regímenes democráticos en el continente.

"La democracia tradicional no funciona en África", afirmó Gadafi al poner como ejemplos las crisis que atraviesan Kenia y, más recientemente Chad.

"Algo ha de ir mal - añadió Gadafi - si continuamente surgen movimientos violentos para derrocar a líderes democráticamente elegidos".

Por su parte, el primer ministro somalí, Nur Hassan Hussein, dio cuenta de los pasos adoptados por su gobierno para normalizar la situación en Somalia, el país más convulsionado del continente.

Aprovechó para apremiar a sus colegas africanos a fin de que refuercen las tropas de paz que prometieron enviar hace un año, con un total de 8.000 efectivos previstos, de los cuales sólo ha llegado la tercera parte.

Esas tropas, insistió el jefe del Gobierno somalí, deben ser reforzadas con "cascos azules" para así "restaurar la normalidad en Somalia".

En la ceremonia final, Kikwete expresó el agradecimiento de la organización al ex presidente maliense Alpha Konare, que encabezó la comisión de la UA desde septiembre de 2003 hasta la asamblea que se cerró hoy.

"Es difícil imaginar la Comisión de la UA sin Alpha Konare", afirmó Kiwete.