Viernes, 5 de Octubre de 2007

La FIA se asusta y no sanciona a Hamilton

Los comisarios echan la culpa al mal tiempo

PÚBLICO ·05/10/2007 - 20:40h

"Si se tratara de mí, estaría sancionado desde ayer". Pero la FIA no juzgó a Fernando Alonso, autor de la categórica frase, sino a su compañero y enemigo Lewis Hamilton. Y, efectivamente, el inglés fue absuelto. Sus inexplicables frenazos tras el coche de seguridad el pasado domingo durante el Gran Premio de Japón quedaron impunes.

Reunidos ayer, los comisarios, el británico Tony Andrews, el alemán Hermann Tomczyk y el chino Gao Xuechun, consideraron que el vídeo adjuntado por la escudería Toro Rosso en su denuncia contra Hamilton "aporta poco o nada".

"Lo que ha quedado claro es el punto de vista de todos los conductores y directores de equipo de que las condiciones en Fuji fueron excepcionalmente malas y peores de las experimentadas al comienzo de la carrera", argumentaron los comisarios.

"Dadas estas opiniones, los jueces aceptan que puede ser inadecuado imponer la sanción que se aplica normalmente para un caso así", añade el comunicado oficial.

La filmación realizada por un aficionado japonés desde la grada de Fuji muestra claramente cómo el británico reduce bruscamente la velocidad y gira hacia la derecha, obligando a Mark Webber, segundo, a dar un frenazo. Sebastian Vettel, que circulaba tercero, se distrajo con la extraña maniobra del británico y colisionó con Webber.

Amenazas previas del inglés

El fogoso piloto alemán fue sancionado con la pérdida de diez puestos en la parrilla de salida del Gran Premio de China, que se disputa mañana (8.00, Tele5). Sin embargo, el vídeo que no sirve para culpar a Hamilton sí valió para perdonar a Vettel, cuyo castigo se transformó ayer en una simple amonestación.

Hasta Hamilton se temía lo peor. La inesperada decisión de los comisarios llegó poco después de unas declaraciones del británico, en las que
mezcló indignación y veladas amenazas.

"Tuve un buen fin de semana, no hice nada malo y no puse a nadie en peligro, pero ahora llego a China y me encuentro con que puedo ser castigado", se quejó.

"Creo que es una auténtica vergüenza para el deporte. Se supone que la Fórmula 1 es una competición difícil, pero también limpia. Y eso es lo que yo he intentado, ser limpio. Este año, ha habido algunas situaciones verdaderamente extrañas y en las que he aparecido como una mala persona, y por ello este fin de semana podría ser sancionado. Si ésta es la forma en que se hacen las cosas, [la Fórmula 1] no es el lugar donde yo quiero estar", advirtió el líder del Mundial.

Luego, cuando se supo indemne, su discurso cambió: "Estoy contento con la decisión. Estoy esperando ya la carrera y sólo concentrado en ganar la carrera. Ahora, quiero descansar. Ha sido un día duro, pero ahora quiero relajarme, concentrarme y disfrutar del fin de semana".

Escepticismo de Alonso

Uno de los menos sorprendidos por la benignidad de la decisión fue Fernando Alonso. Hace tiempo que el piloto español, segundo en el Mundial y gran beneficiado en caso de haberse confirmado una sanción, no espera nada de la FIA. Está escarmentado.
"Soy bastante pesimista por naturaleza y prefiero pensar que seguramente no pase nada. Así, si al final no ocurre, no me llevo un chasco", reflexionó Alonso antes de la reunión de los comisarios.