Archivo de Público
Jueves, 23 de Agosto de 2012

España pedirá el rescate cuando dé permiso el Constitucional alemán

El Gobierno ya ha iniciado las negociaciones para obtener la ayuda de los fondos de la UE para la compra de deuda soberana.

PÚBLICO ·23/08/2012 - 19:53h

Sede del Tribunal Constitucional de Alemania.

El llamado rescate blando de España está pendiente del Tribunal Constitucional (TC) de Alemania. El Gobierno no pedirá ayuda a la UE para la compra de deuda hasta que el organismo alemán no se pronuncie sobre el fondo de rescate permanente (el Mecanismo Europeo de Estabilidad, o MEDE) y el pacto de disciplina fiscal europeo (el que endurece las medidas para los países que no cumplan con el déficit). El fallo del constitucional germano está previsto para el próximo 12 de septiembre. Ya el año pasado sucedió algo parecido, con la UE pendiente del TC germano, que entonces se pronunció a favor del rescate a Grecia .

La agencia Reuters asegura que el Gobierno ya está negociando con representantes de la zona euro sobre las condiciones que implicaría la ayuda que permitiría reducir los costes de su deuda soberana. Pero no se espera que se adopte decisión alguna antes del 12 de septiembre, a la espera de la decisión del Constitucional alemán. Precisamente, el MEDE (dotado con medio billón de euros, que podrán utilizarse para recapitalizar a los bancos directamente cuando haya un supervisor único en Europa, y para comprar deuda soberana previa petición del país) no podrá estar operativo hasta que Alemania se pronuncie al respecto.

El fondo de rescate de la UE comprará deuda española en las emisiones del Tesoro

El plan que están esbozando las autoridades europeas es que España (al igual que  Italia) pida al fondo de rescate temporal (FEEF) o permanente (MEDE) que compre deuda en el mercado primario; es decir que acuda a las subastas del Tesoro. Esto permitiría a España ir cubriendo las necesidades de financiación que vayan surgiendo. Pero cualquier programa de compra de deuda por parte de los fondos rescate está ligado a una estrecha y frecuente supervisión del cumplimiento de los compromisos; es decir, que en todo momento se pueden añadir nuevas condiciones o suspender la ayuda. Estos compromisos se deben plasmar en un Memorando de Entendimiento (MoU, según sus siglas en inglés), como el que se pactó en julio para el rescate de la banca .

 Una vez consensuado el memorando, se precisará el visto bueno del Eurogrupo y la autorización de los Parlamentos nacionales para aquellos países que lo precisen, como Alemania y Finlandia.

Según la agencia Reuters, tras la decisión del Constitucional alemán, y esperando que sea favorable, las negociaciones para el rescate podrían intensificarse entre el 14 y 15 de septiembre, coincidiendo con la reunión que mantendrán los ministros de Finanzas europeos . Las fuentes consultadas explicaron que las negociaciones, desarrolladas a nivel técnico, se han enfocado sobre las condiciones vinculadas a la ayuda y que serían incluídas en un memorándum de entendimiento.

Aunque hay un consenso a nivel político de que las condiciones deberían ceñirse a las ya incluidas en las recomendaciones de la UE a España, algunos países de la eurozona están interesados en incluir un calendario de vigilancia más estricto.

El Gobierno espera que el BCE defina el 6 de septiembre su plan para suavizar las primas de riesgo

Fuentes del Gobierno citadas por la agencia Europa Press reiteraron que el Ejecutivo esperará a conocer los planes que maneja el Banco Central Europeo (BCE) para frenar la escalada de los tipos de interés de la deuda soberana antes de decidir si formula una segunda petición de rescate. El consejo de gobierno del organismo que preside Mario Draghi se reúne el próximo 6 de septiembre, y se espera que ese mismo día defina su plan para garantizar la sostenibilidad de la deuda española.

Las mismas fuentes reconocieron que durante el mes de agosto se están manteniendo contactos tanto con Bruselas como con el organismo que preside Mario Draghi sobre esta cuestión, pero dejaron claro que el Gobierno español aún no ha tomado una decisión al respecto.