Archivo de Público
Jueves, 23 de Agosto de 2012

Garzón planea llevar a la Corte Internacional el caso Assange

El objetivo del exjuez español es conseguir trasladar desde Londres a Ecuador al fundador de Wikileaks

EFE ·23/08/2012 - 08:28h

El exjuez español Baltasar Garzón, abogado del fundador de WikiLeaks, Julian Assange. EFE/Facundo Arrizabalaga

El exjuez español Baltasar Garzón, abogado de Julian Assange, reveló hoy que planea recurrir a la Corte Internacional de Justicia para conseguir trasladar desde Londres a Ecuador al fundador de Wikileaks. Garzón, en una rueda de prensa celebrada en la ciudad australiana de Brisbane, señaló que esta es una de las vías que el equipo legal que defiende al activista australiano contempla para garantizar su seguridad. Garzón añadió que el Reino Unido está obligado por la ley internacional a facilitar a Assange la salida segura del país para que se acoja a la oferta de asilo diplomático hecha por Ecuador.

El Ejecutivo de Londres se niega a conceder un salvoconducto al activista australiano y ha reiterado que cumplirá con la orden judicial de enviarlo a Suecia para que sea juzgado. Según Garzón, en el supuesto de que la Corte Internacional de Justicia se pronuncie a favor de facilitar asilo a su cliente, el Reino Unido estará obligado a negociar con Ecuador la salida del activista de la embajada ecuatoriana en Londres.

Garzón: "La respuesta fue enteramente negativa a cada una y a todas las peticiones"

En su comparecencia ante la prensa, Garzón también criticó a las autoridades de Australia por desoír las peticiones de Assange para recibir asistencia diplomática, incluida una hecha mediante un carta enviada hace unas dos semanas al Ministerio de Asuntos Exteriores. "La respuesta fue enteramente negativa a cada una y a todas las peticiones", apuntó el exjuez.

"Aunque al señor Assange le hayan retirado el pasaporte y es un refugiado en la embajada ecuatoriana, él es un ciudadano de Australia y por tanto tiene todos sus derechos", precisó.

En relación a las acusaciones formales que pesan sobre Assange sobre supuestos delitos sexuales cometidos en Suecia, Garzón dijo que las autoridades judiciales del país nórdico ha mantenido en secreto información clave que cuando el equipo legal que defiende al activista la pueda revelar causará una "gran sorpresa". "Ahora no la podemos divulgar, pero hemos pedido a la fiscalía que tome declaración a Assange", dijo el exjuez.

Ecuador concedió asilo a Assange el jueves pasado por considerar que no ha recibido garantías de Reino Unido y de Suecia de que no será extraditado a EEUU, donde él considera que su vida correría peligro debido a la filtración por parte de WikiLeaks de información secreta.

El ministro de Asuntos Exteriores de Australia, Bob Carr, afirmó el pasado miércoles que el fundador de WikiLeaks, el australiano Julian Assange, no corre peligro de ser extraditado a Estados Unidos si esto implica un juicio militar o enfrentarse a una posible pena capital. Carr indicó que Australia puede prestar a Assange solo ayuda consular, ya que el caso judicial está fuera de su jurisdicción, aunque apuntó que existen muy pocas posibilidades de que las autoridades suecas lo entreguen a las estadounidenses.

Correa pide un salvoconducto seguro para Assange

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, confirmó hoy que ha habido contactos con funcionarios británicos de "nivel medio" por el caso Assange e hizo votos para "retomarlos al más alto nivel" al subrayar que Ecuador está abierto al diálogo. "Pese a que no hemos recibido ninguna disculpa por parte de Gran Bretaña y no se ha retractado explícitamente de esta amenaza que es al planeta entero (...), estamos totalmente abiertos al diálogo", subrayó Correa en un encuentro con la prensa extranjera en Quito. "Ni siquiera esperamos una disculpa, pero al menos sí que se retracte", señaló respecto a lo que calificó como una amenaza "grosera" y "tremenda" del Gobierno británico, además de un error diplomático "terrible".

Correa: "Ni siquiera esperamos una disculpa, pero al menos sí que se retracte"

Aunque insistió en su disposición al dialogo, precisó que Ecuador "no negocia con principios fundamentales, con valores, en este caso con los derechos humanos del ciudadano australiano".

Según Correa, Ecuador busca una garantía para que Assange no sea extraditado a un tercer país o que se le dé el salvoconducto para que pueda abandonar la embajada de Ecuador en Londres, donde se refugió para evitar ser extraditado a Suecia para una indagatoria por denuncias de abusos sexuales presentadas contra él.

"Suecia ha dicho 'nunca vamos a extraditarlo a un país que tenga pena de muerte', maravilloso, ya es un primer paso, pero que dé pasos decisivos, (que) diga: 'no vamos a extraditarlo a Estados Unidos'", afirmó. La "pena de muerte es estar muerto en vida", agregó.

"Estamos estudiando algunas estrategias legales ante instancias judiciales internacionales para ver la posibilidad de que se obligue a Gran Bretaña" a otorgar el salvoconducto, dijo sin profundizar.

El presidente de Ecuador recuerda el caso Pinochet

Correa comparó la posición del Reino Unido en el caso de Assange con la que mantuvo cuando el año 2000 denegó la extradición a España del exdictador chileno Agusto Pinochet y opinó que hay "contradicciones" y "doble estándar". "Mientras a un criminal de esa calaña como Augusto Pinochet se le negó su extradición a España por motivos humanitarios, a Julián Assange se le dice que se tiene la obligación de extraditarlo" a Suecia, dijo.

Precisamente fue el hoy exjuez español Baltasar Garzón, actualmente en el equipo de defensa de Assange, el que dictó en 1998 el procesamiento de Pinochet, que por ese motivo fue detenido en Londres y solicitado en extradición por España por crímenes de lesa humanidad. En marzo de 2000 el Gobierno británico denegó la extradición de Pinochet y le concedió la libertad.