Archivo de Público
Jueves, 23 de Agosto de 2012

Altamente adictivo: John Connolly vuelve con Charlie Parker

Cuervos,una nueva novela de la serie de Charlie Parker, llega a España en septiembre. John Connolly, que se puso en los primeros puestos de ventas con este libro en Reino Unido, publica allí otra entrega más de la saga

BEGOÑA PIÑA ·23/08/2012 - 08:30h

 Los muertos emergen una vez más y rompen su silencio en la nueva novela de John Connolly protagonizada por Charlie 'Bird' Parker. Cuervos, que estará en las librerías en septiembre, es la número once de la serie, una de las más renovadoras, inquietantes y aterradoras de las sagas creadas en las últimas décadas en el género negro. Avalado por el tremendo éxito de crítica y ventas que ha tenido el libro en Reino Unido y Norteamérica, el autor publica ahora allí otra entrega más, The Wrath of Angels .

Pastor's Bay, en Maine, es el escenario de esta historia en la que el autor irlandés mantiene intacta la esencia de sus anteriores entregas, el dilema entre el bien y el mal y el inevitable contagio del mal a todo aquello que toca. La muerte acecha desde el pasado y las pequeñas o grandes faltas de entonces nos hostigan en el presente. Y, por supuesto, ahí están el atormentado Charlie Parker, imán para el mal y las fuerzas oscuras, y sus cómplices y amigos, Louis y Angel. Y con ellos, el componente más adictivo de estos libros. Como ha dicho The Sunday Times, hoy "pocos autores pueden competir con Connolly".

La memoria de los muertos

Sin prólogo en esta ocasión, el autor se lanza directamente a la descripción de Pastor's Bay, a una remota carretera. Allí, sobre un roble moribundo, un grupo de cuervos más grandes que los comunes llaman la atención de los habitantes. "Y, puede que, además, infundieran cierta sensación de malestar, esas criaturas encorvadas, esos observadores pacientes y traicioneros". Son solo las primeras líneas del relato, pero en ellas Connolly ya ha echado mano de la muerte y de la amenaza y ya ha conseguido sensación de desolación e inquietud.

El autor mantiene intacta la esencia de sus anteriores entregas, el dilema entre el bien y el mal

Allí, una madre alerta de la desaparición de su hija adolescente, Anna, y la policía comienza una búsqueda desenfrenada. También allí vive Randall Haight, que esconde un terrible pecado del pasado y que ahora ha comenzado a recibir acusaciones y fotografías anónimas. El supuesto secuestro de la joven  le ha obligado a revivir lo que ocurrió hace años, a resucitar la memoria de otra chica muerta, sabe que esto y las amenazas están relacionados, pero no sabe quién le acosa y busca al detective Charlie Parker para que lo averigüe. Y, como en otras novelas de la serie, se desarrolla una trama aparentemente distinta, pero que se unirá a la anterior. Es la de la espiral descendente de Tommy Morris, un gangster al que persiguen sus antiguos socios y que solo cuenta con la ayudad de Martin Dempsey y Frankie Ryan, dos hombres que haría cualquier cosa que él les pidiera. Poco a poco, Parker toma conciencia de la magnitud de la trama criminal en la que se ha metido y acude a Louis y Angel.

Un nuevo best-seller

Convertida en Reino Unido y EE.UU. en un best-seller, como las anteriores novelas de la serie, con Cuervos John Connolly se afianza en un territorio habitado solo por unos escasísimos privilegiados, el paraíso de los escritores que han conseguido destacar por su calidad literaria y, al mismo tiempo, se han ganado la lealtad de una nutridísima legión de seguidores. Así, al lado de grandes como John Le Carre o George Simenon, el irlandés avanza por el arriesgado camino que ha elegido y comprueba que sigue acertando.

A pesar de las críticas que le acusan de desnaturalizar el género, Connolly insiste en incluir elementos sobrenaturales en sus novelas, un ingrediente que, obviamente, rompe las rigurosas reglas del ‘negro', pero con el que contagia y convence de la presencia real de la maldad. En las historias de la serie de Charlie Parker, los muertos reclaman venganza y se la exigen al atormentado detective. En ellas, la expiación y el mal comparten el mundo, un universo en el que la maldad es poderosa y se extiende como una sombra oscura, espesa, que ensucia todo y se sumerge en la mente de los lectores.

"Todavía hay muchos que se resisten a aceptar estos elementos en el género", explicó hace tiempo el autor, quien añadió: "Yo he aprendido a apartarlos de mi pensamiento. No merece la pena escuchar a alguien que pone límites en la ficción, menos cuando las cosas aparecen por la experimentación con nuevas formas".

Charlie Parker

Sin embargo, en Cuervos hay menos presencia de lo sobrenatural que en las más recientes entregas. Lo que permanece inalterable es el dolor de Charlie Parker, un tipo acosado por la violencia y por la muerte, y por el recuerdo de los brutales asesinatos de su mujer y su hija. Destinado a dar descanso a las víctimas, Parker siempre cuenta con la complicidad de Louis y Angel, una pareja gay con la que el escritor retuerce un poco más el género. Louis es un asesino profesional. Negro, alto, guapo, elegante y republicano. Angel, ladrón retirado, es un desastrado, medio hippy. Los dos arrastran un pasado trágico. Delincuentes confesos, ellos son, con el protagonista, los defensores del bien en la lucha contra el mal. Y desde ese papel son la mejor medida que da el autor para calibrar el alcance de la maldad que describe. También son los tres elementos más adictivos de la serie.

Ésta una saga que trasciende el género negro y que avanza con cada nuevo título

"Parker es un hombre que camina hacia la expiación. Es, esencialmente, un ser humano bueno, pero es imperfecto y vive con el dolor. Los libros hablan de sacrificar su humanidad y de  su propio sufrimiento.  Eso provoca mucha empatía del lector con él. Pero también reparte golpes, y de alguna forma se siente a gusto con la mentira de la violencia porque le permite liberar un poco de su dolor y su pena. Sabe que es nocivo y autodestructivo, pero eso también le atrae", aseguró Connolly en una amplia entrevista concedida en Inglaterra sobre la serie.

Una saga que trasciende el género negro y que avanza con cada nuevo título. En la que Connolly, con esta nueva entrega, descubre premeditadamente la clave de cómo inocula al lector la sobrecogedora sensación de que convivimos con una poderosa e infecta maldad. "Hay algunas verdades tan terribles que no deberían decirse en voz alta, tan atroces que incluso al mencionarlas se corre el riesgo de sacrificar una parte crucial de humanidad, de existir en un mundo más frío y más cruel". 

LOS LIBROS DE CHARLIE PARKER

Todo lo que muere (1999) fue el primer libro de Connolly y el inicio de la serie de Charlie Parker. Con él fue candidato al Premio Bram Stoker y ganó el Premio Shamus de 2000 como mejor primera novela detectivesca. Hasta hoy ha publicado en España once novelas (incluyendo Cuervos) de la saga: Todo lo que muere, El poder de las tinieblas, Perfil asesino, El camino blanco, El ángel negro, Los atormentados, Los hombres de la guadaña, Los amantes, Voces que susurran, Más allá del espejo y Cuervos). Es autor de otros libros policiacos, algunos relatos de terror y una ficción sobre el proceso de aprendizaje de un joven durante la II Guerra Mundial. Además, recientemente se estrenó la adaptación al cine de uno de sus relatos, The New Daughter.