Archivo de Público
Lunes, 20 de Agosto de 2012

Kirchner denuncia a España por despreciar su biodiésel

La medida fue una la respuesta española a la nacionalización de YPF. La Organización Mundial de Comercio solicitará explicaciones a España y la Unión Europoea sobre las restricciones

REUTERS ·20/08/2012 - 19:09h

Argentina prosigue la batalla con España desatada tras la nacionalización de YPF. El Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner ha denunciado a la Unión Europea ante la Organización Mundial de Comercio (OMC), por las restricciones a sus exportaciones de biodiésel que estableció España en abril a raiz de la decisión sobre la petrolera filial de Repsol. El país sudamericano dice la medida le costará 1.000 millones de dólares al año.

El contencioso es un reflejo del deterioro de las relaciones comerciales entre ambos países desde que en abril Argentina tomase el control de la petrolera YPF, nacionalizando la participación que poseía la española Repsol en la empresa argentina.

La  OMC ha acordado "solicitar consultas" a la UE, que representa a España ante el organismo, por lo que España tendrá un plazo de 60 días para justificar la adecuación de su normativa, que prioriza la compra de biodiésel europeo frente al argentino. Si Argentina no se siente satisfecha con las alegaciones españolas, puede pedirle a la OMC que fije una comisión de adjudicación que podría forzar a España a modificar su legislación si se considera que viola las normas del organismo de comercio.

Argentina afirma que las normas, introducidas en abril, bloquearían completamente sus exportaciones de biodiésel a España. Considera que las reglas son  "proteccionistas" y advirtió que le costarían 1.000 millones de dólares al año (más de 681 millones de euros) por ingresos que dejaría de percibir por sus exportaciones.

Las normas españolas son parte de la Directiva de Energía Renovable que está siendo implantada en los 27 Estados miembros de la UE. La legislación busca impulsar el uso de biocombustibles -en línea con los objetivos nacionales- e incrementar la seguridad de los suministros energéticos.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Argentina dijo en un comunicado que las normas españolas eran un intento por evitar que los países en desarrollo ganen más control en las cadenas de valor globales y que evolucionen más allá de su papel como proveedores de materias primas.

Un responsable de comercio argentino dijo en junio que el comercio de biodiésel era el equivalente a entre un 20 y un 30 por ciento de las exportaciones a España. Agregó que Indonesia, otro importante productor de biodiésel, también se oponía a las normas españolas.

Aunque España es el blanco de su queja, la UE representa sus intereses en la OMC. "La UE toma nota de la decisión de Argentina de solicitar consultas ante la OMC sobre la orden ministerial española del 20 de abril de 2012", dijo John Clancy, portavoz de Comercio de la UE. "Nos comprometeremos en buena fe en las consultas, que esperamos sean fructíferas. Estamos en contacto estrecho con las autoridades españolas y argentinas acerca de la materia", agregó.