Archivo de Público
Lunes, 20 de Agosto de 2012

Mayor Oreja dice que Rajoy favorece la "ruptura de España" que busca ETA

Alejo Vidal-Quadras ha definido la concesión del tercer grado a Bolinaga como un "nuevo acto de rendición de la democracia española ante la barbarie"

EFE ·20/08/2012 - 11:07h

La decisión de Instituciones Penitenciarias de conceder el tercer grado al preso de ETA Iosu Uribetxebarria Bolinaga, enfermo de cáncer terminal, ha levantado la ira del ala más derechista del Partido Popular y las reacciones de sus líderes no se han hecho esperar. 

El propio Jaime Mayor Oreja cree que con esta decisión España va a tener un "problema político de primera magnitud". El histórico dirigente del PP y exministro de interior, siempre situado en el ala más conservadora del partido, se ha mostrado discrepante con el Gobierno y ha insistido en que "el mal llamado proceso de paz" todavía "está vivo" y no persigue derrotar a ETA sino servir a un proceso, que "se inició en 2004" con el Gobierno de Zapatero, y que va "en la mala dirección". Así lo ha declarado en una entrevista en la cadena COPE el que actualmente ocupa el cargo de vicepresidente del Grupo Parlamentario Popular europeo. "Nos estamos fijando en el tema de los presos sin darnos cuenta de que se está alimentando un proyecto de ruptura de España, que (ETA) va a tratar de rentabilizar a partir de las elecciones autonómicas del próximo mes de marzo", ha advertido el exministro.

Ha insistido en que se debería romper ese proceso, que en su opinión, "busca más dar una cierta satisfacción a un mundo que ha dejado de matar pero que se prepara para su desafío", y abrir otro en la "dirección contraria". Y es que, según Mayor Oreja, en marzo "nos daremos cuanta de que la crisis en España no sólo va a tener una dimensión económica y financiera sino también política".

Vidal-Quadras, alerta de un "alarmante alejamiento" de la dirección del PP con sus bases Por su parte, el vicepresidente del Parlamento Europeo y exlíder del PP catalán, Alejo Vidal-Quadras, ha pedido hoy un amplio debate interno en el PP ante el "alarmante alejamiento" de la dirección del partido con sus bases y sus votantes, para evitar un "divorcio" que "a la larga resulte insostenible". De esta forma, ha definido la concesión del tercer grado a Bolinaga como un "nuevo acto de rendición de la democracia española ante la barbarie", según subraya en un comunicado.

"El alejamiento del equipo que hoy se encuentra a la cabeza del primer partido nacional de los sentimientos, las convicciones y las expectativas de su electorado es alarmante", señala el eurodiputado, para quien el tercer grado al preso de ETA no es la única causa de dicho alejamiento. En este sentido cita la "subida brutal de impuestos directos", el plan de reinserción de terroristas, el mantenimiento de la asignatura de Educación para la Ciudadanía y la negativa a transformar el Estado para hacerlo eficiente y viable", como cuatro asuntos en los que las políticas del Gobierno y los "deseos" de sus votantes han tomado direcciones "divergentes".

El PP, continúa, "no es una organización socialdemócrata en lo económico, relativista en lo ético y benevolente con los terroristas", sino que es "el partido de la libertad de empresa, de la defensa de la familia, de la unidad nacional, del combate democrático implacable a ETA y del apoyo sin fisuras a las víctimas del terrorismo". Y añade que todo lo que hagan los dirigentes del partido "no debe desviarse un milímetro de estos supuestos".

El PP  es "el partido de la libertad de empresa, de la defensa de la familia, de la unidad nacional"

Mientras tanto, Esteban González Pons, actualmetne vicesecretario general de Estudios y Programas del Partido Popular, ha dicho hoy que "la ley es la ley" y que, "por duro e incomprensible" que parezca, no se puede dejar de aplicar. En declaraciones a Onda Cero, ha subrayado que el Gobierno mantiene su política antiterrorista y que, por tanto, "ni negocia con ETA ni hay más plan que aplicar la ley".

"Por duro que sea ver a una bestia como esta fuera de la cárcel, más duro puede ser ver al Gobierno no aplicando la ley", ha agregado. En cuanto a la reforma de las administraciones autonómicas, ha abogado por eliminar la burocracia, no la democracia, porque, ha recordado, "una administración que nació para descentralizar el poder del Estado" solo ha logrado, con el paso del tiempo, "multiplicar por infinito la burocracia".