Archivo de Público
Lunes, 20 de Agosto de 2012

Alemania trunca la mejora de la prima de riesgo y hace caer la bolsa

El Bundesbank reitera sus críticas a la compra de bonos por parte del BCE. Las noticias sobre la posible actuación del banco central de la eurozona en el mercado de deuda permitieron recortar 30 puntos el diferencial entre el bono español y el alemán; pero luego volvió a repuntar.

PÚBLICO ·20/08/2012 - 10:12h

Nuevamente, Alemania echa un jarro de agua fría sobre los mercados. Las declaraciones desde el Bundesbank, el banco central germano, reiterando su oposición a que el Banco Central Europeo (BCE) compre deuda soberana ha frenado la notable mejoría que estaba teniendo la prima de riesgo, y han acabado provocando también pédidas en la bolsa española.

El diferencial entre el bono español a diez años y el alemán  había comenzado la jornada con un recorte de unos treinta puntos, desde los 495 puntos en que cerró el viernes. A mediodía, la prima de riesgo se llegó a colocar por debajo de los 460 puntos, con los operadores pendientes de que el  BCE concretase sus medidas para intervenir en el mercado con la compra de bonos; pero llegaron las noticias desde Francfort, y la mejora de la prima se frenó, para repuntar otra vez hasta cerca del nivel de los 480 puntos.

El Bundesbank ha señalado que "sigue siendo crítico con la compra de bonos soberanos del sistema del euro, que trae riesgos considerables para la estabilidad". El banco central alemán se opone al plan del presidente del BCE, Mario Draghi, de reiniciar el programa de compra de bonos por considerar que supone una financiación monetaria de los gobiernos, infringiendo el derecho europeo.

También el BCE ha echado por tierra las especulaciones sobre la forma en que se realizará su programa de compra de bonos, diciendo que hablar sobre decisiones que no han sido tomadas es engañoso. La entidad ha salido al paso de la información publicada el el fin de semana por la revista alemana Der Spiegel, que aseguraba que la entidad se planteaba fijar umbrales de tipos de interés para la compra de deuda de países en problemas de forma que compraría estos bonos si los tipos de interés superan una prima determinada frente a la deuda alemana. "Es absolutamente engañoso informar sobre decisiones que todavía no se han tomado y sobre opiniones individuales que no han sido discutidas aún por el consejo de gobierno del BCE, que actuará estríctamente de acuerdo con su mandato", dijo un portavoz de la entidad.

Este fin de semana, el ministro de Economía, Luis de Guindos, pidió que la intervención del BCE para aliviar las presiones sobre la deuda española sean contundente y no tengan fijado de antemano un límite ni de cuantía ni de duración, para no restar efectividad a una ayuda que tiene como objetivo disipar las dudas sobre la zona del euro.

Las declaraciones del BCE y del Bundesbank enfriarion también el comienzo de la semana en la bolsa. El Ibex 35 cerró la jornada con una bajada del 1,21%, después de haber registrado subidas en las cinco sesiones anteriore, aunque se mantiene por encima de la cota de los 7.400 puntos. Las declaraciones desde Francfort  la escasa negociación habitual en el mes de agosto propiciaron el viraje al rojo del índice de la bolsa desde el verde que lucía en los primeros compases de negociación al calor de los valores de banca y constructoras.

Subasta de letras a 12 y 18 meses

El Tesoro Público afronta el martes una nueva subasta de letras a 12 y 18 meses en la que espera captar entre 3.500 y 4.500 millones y que previsiblemente será menos complicada que las anteriores por la relajación de la prima de riesgo por debajo de los 500 euros en los últimos días.

España busca más financiación en unos mercados que ya descuentan el rescate blando del país, lo que da mayores garantías de retorno a los inversores. De hecho, el organismo adscrito al Ministerio de Economía y Competitividad ha decidido aprovechar el aumento de la confianza para elevar los objetivos de emisión.

En los últimos meses, el Tesoro ha vendido un máximo de unos 3.000 millones en este tipo de papel, pero ahora ha optado por elevar la cantidad hasta un máximo de 4.500 millones por las buenas condiciones del mercado, tal y como hizo en los tres primeros meses de 2012 antes del rebrote de la desconfianza. En esta ocasión, la situación es diferente, ya que la relajación de los mercados se debe a la proximidad del rescate español, que no ha sido confirmado por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, pero sí descontado por los inversores.

Con rescate o con la ayuda del BCE, los inversores confían un poco más en la solvencia de España, lo que ha llevado a la prima de riesgo a una senda bajista de más de 60 puntos básicos, hasta por debajo de la barrera psicológica de los 500 puntos básicos.

La última subasta de letras a 12 y 18 meses se realizó el pasado 17 de julio y fue la primera tras las medidas del Gobierno para ahorrar 65.000 millones de euros en dos años, las más duras de todo el periodo democrático.