Archivo de Público
Domingo, 19 de Agosto de 2012

Regreso a la cumbre mítica de Arrate

No se subía en la Vuelta Ciclista a España desde el año 1974

JOSÉ ANSELMO MORENO/ EFE ·19/08/2012 - 18:25h

La Vuelta Ciclista a España regresa mañana, treinta y ocho años después, a la clásica subida a Arrate, una montaña llena de historias y que tiene algo de mitológico, ya que la han subido todos los grandes campeones durante más de cinco décadas.

El ascenso al Santuario de Arrate, en la localidad guipuzcoana de Éibar era algo así como el Tourmalet nacional. No es un puerto extremadamente duro, ni extenso, pero sí un clásico en el ciclismo profesional.

Y es que cuando la Vuelta Ciclista a España terminaba todos los años en Bilbao o en San Sebastián, organizada por el diario El Correo Español-El Pueblo Vasco, las montañas de Euskadi eran habituales en su itinerario.

De todas esas cumbres la más mítica es la Subida a Arrate. Disputada por primera vez en el año 1941, ya no se corrió como prueba independiente desde 1987 al producirse su fusión con la Bicicleta Eibarresa.

Los grandes campeones lo ponían todo en esta subida que en los primeros años se competía en frío, es decir; sin trazado previo al ascenso. Entre sus ganadores están Federico Martín Bahamontes (cinco veces), Julio Jiménez, Luis Ocaña, Stephen Roche, Marino Lejarreta y Federico Etxabe, entre otros.

Final en alto habitual en la Vuelta al País Vasco, Arrate no se subía en la Vuelta Ciclista a España desde el año 1974, cuando se hizo con la victoria Agustín Tamames. Fue entonces un interesante final, ya que José Manuel Fuente, Luis Ocaña y Miguel María Lasa se estaban jugando la general.

Arrate es un sitio de leyenda para la afición vasca, cuyo público volverá a abarrotar mañana las cunetas de la subida, como siempre. Al ciclista del pelotón nacional que mejor se le da esta cumbre es Samuel Sánchez, quien ha ganado en los tres últimos años, pero esta vez no estará presente para hacer valer su favoritismo.