Archivo de Público
Lunes, 13 de Agosto de 2012

Ahmadineyad lleva a La Meca su apoyo a Bashar Al Asad

El presidente de Irán acude como invitado de excepción a la reunión que tendrán mañana los líderes musulmanes para hablar del conflicto sirio

REUTERS ·13/08/2012 - 09:31h

EFE - El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad. EFE/Archivo

El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, instó a los países musulmanes a mostrar más unidad antes de la cumbre que empieza mañana en La Meca y que tiene la crisis en Siria como centro de las discusiones. En declaraciones a la prensa antes de iniciar su viaje oficial para reunirse con líderes de la Organización de Cooperación Islámica (OCI), Ahmadineyad dijo que la cumbre de emergencia será una oportunidad para que Irán exprese sus opiniones, aunque no especificó qué asuntos se abordarán.

Irán ha apoyado férreamente al dictador sirio, Bashar al Asad, en su intento por aplastar las protestas populares y a rebelión armada y ha acusado a potencias regionales como Qatar, Turquía y Arabia Saudí de ayudar a los rebeldes.

"Este encuentro es una oportunidad para explicar de forma transparente el punto de vista de nuestro país y para que se hagan esfuerzos hacia la convergencia y protección de los intereses de las naciones musulmanas", dijo Ahmadineyad, según la Agencia de Noticias de Estudiantes Iraníes (ISNA, por sus siglas en inglés).

El rey Abdulá de Arabia Saudí invitó a Ahmadineyad a asistir al encuentro junto con los líderes de otros estados miembros de la OCI. Las tensiones entre Teherán y Riad han llegado a máximos debido a sus posturas opuestas ante los alzamientos regionales.

Los líderes suníes de Arabia Saudí han acusado a Irán, de mayoría chií, de avivar lo que ven como un conflicto sectario en la región. Irán ha expresado su apoyo a las protestas chiíes en Bahréin contra la gobernante familia suní Al Jalifa, aliados de Arabia Saudí.

Dos días después del terremoto

Ahmadineyad dijo que esas diferencias sirven a los objetivos de los "enemigos" de las naciones islámicas. "Una porción significativa de la energía de Gobiernos y grupos musulmanes se gasta en conflictos internos y hacer daño unos a otros. Quizá sería bueno para los países musulmanes consultarse unos a otros en este asunto", añadió.

Ahmadineyad asegura que hay intereses extranjeros en dividir a los países musulmanes

Ahmadineyad no mencionó expresamente a Siria en sus declaraciones, aunque pareció referirse a la crisis en la zona y a la ayuda que Irán cree que están recibiendo los rebeldes de potencias extranjeras para derrocar a Asad.

"Se están produciendo importantes acontecimientos y diferentes grupos y corrientes están implicados en estos acontecimientos", dijo.

El viaje al extranjero del presidente se produce dos días después de que dos grandes terremotos mataran a unas 300 personas e hirieran a otras 5.000 en el noroeste de Irán.

Varios países del golfo Pérsico, como Bahréin y Emiratos Árabes Unidos, ofrecieron sus condolencias y el Ministerio turco de Exteriores dijo haber informado a Irán de que estaba preparado para ayudar.