Archivo de Público
Sábado, 11 de Agosto de 2012

El PP duda de que haya dinero para pagar los 400 euros

Alonso, que considera que "estaría bien" que se pudiera prorrogar la ayuda a los parados que han dejado de percibir su prestación, acusa al PSOE de ser un "movimiento oportunista" por su campaña a favor del subsidio

EUROPA PRESS ·11/08/2012 - 13:03h

EUROPA PRESS - El portavoz parlamentario del PP, Alfonso Alonso.

El portavoz del PP en el Congreso, Alfonso Alonso, ha reconocido que "estaría bien" que el Gobierno aprobara "de urgencia" la prórroga de los 400 euros para desempleados de larga duración que han agotado la prestación, aunque ha sostenido que habrá que ver si el presupuesto del Estado "lo permite". Alonso ha recordado que el denominado Plan Prepara fue concebido como un mecanismo para facilitar la inserción laboral de los desempleados y sin embargo se ha convertido en un subsidio, un aspecto que es competencia de las comunidades autónomas.

"Como programa de inserción no está funcionando y sin embargo realiza un programa de cobertura social", ha insistido, en una entrevista en Europa Press, al recordar que los desempleados que acceden a esta prestación son consecuencia "del proceso de destrucción de empleo más intenso de la historia de España", refiriéndose a la etapa de José Luis Rodríguez Zapatero en el Gobierno. El portavoz parlamentario de los conservadores ha subrayado así la falta de efectividad del programa, que en su inicio alcanzaba el 20% y en la actualidad se queda en el 6%, y se limita a dar una prestación a las personas que no tienen otra posibilidad. "Eso pesa también en el Partido Popular y pesa en el ánimo del Gobierno a la hora de valorar la importancia del programa", ha reconocido.

De esta forma, ha aceptado que el Ejecutivo de Mariano Rajoy puede ahora prorrogar esta prestación, "pero lo que no puede hacer es no modificarlo, no buscar vías e itinerarios de inserción que tengan más posibilidades". "En cualquier caso debería reformularse para que tenga más éxito en la inserción laboral y sea más útil", ha insistido.

Es un "apoyo temporal"

A su juicio, el Gobierno debe hacer "una evaluación" del Plan Prepara antes de decidir sobre su futuro porque "un subsidio no es una solución", sino "un apoyo temporal" y "lo que necesita la gente" son políticas de empleo que les permitan volver a encontrar un puesto de trabajo. El portavoz de los conservadores en el Congreso ha pedido así un debate "serio" sobre esta cuestión, con la que "se puede hacer mucha demagogia", y ha rechazado la campaña puesta en marcha por el PSOE para exigir al Gobierno que prorrogue la prestación en un Consejo de Ministros extraordinario.

"El PSOE está derruido, es un movimiento exclusivamente oportunista", ha advertido antes de proponer un debate "en profundidad" sobre el asunto. "¿Quiénes son los que están percibiendo esa ayuda del Plan Prepara?, ¿cuándo se quedaron sin empleo?, ¿por qué están en esa situación?, ¿por qué no hicieron una reforma seria en el mercado laboral para mantener el empleo y que no hubiera ese despido masivo de trabajadores?, ¿por qué no reaccionaron?", ha preguntado.

LOS CONSERVADORES ABREN LA PUERTA A LA REDUCCIÓN DE SUELDOS

El portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, Alfonso Alonso, ha admitido que para que España vuelva a producir y a ser competitiva es necesario entrar en una senda de "moderación salarial". En este sentido, y aunque admite que en España el salario medio "no es extraordinariamente alto", también precisa que el problema fundamental que hay en este país es el paro. "Es verdad que el país, para ser productivo, para poder competir, ha de entrar en una senda de moderación salarial", ha reconocido, para añadir que esto es algo que "entiende todo el mundo, lo entienden los sindicatos, los empresarios y los trabajadores".

El dirigente popular respondía así al ser preguntado por el informe que trascendió esta semana del Banco Central Europeo (BCE), en el que la autoridad monetaria pronosticó que en el futuro se producirá "una acusada caída de la remuneración por asalariado" en España, "como consecuencia de nuevos recortes de los salarios del sector público y del impacto de la reforma laboral en la moderación de las reivindicaciones salariales del sector privado".

Según ha apuntado el BCE, institución presidida por Mario Draghi, España habría podido evitar en gran medida la significativa destrucción de puestos de trabajo registrada en su mercado laboral desde que comenzó la crisis de haberse aprobado "hace unos años" una reforma laboral similar a la adoptada finalmente en febrero de 2012.