Archivo de Público
Sábado, 11 de Agosto de 2012

Saúl Craviotto vuela hacia la plata

PIRAGÜISMO. El español, que ya fue oro en Pekín, finaliza en segundo lugar en la final de K1 200 metros. Alfonso Benavides y Teresa Portela se quedan a las puertas del podio en C1 200 metros y K1 200

PÚBLICO.ES ·11/08/2012 - 11:10h

REUTERS - Saúl Craviotto celebra su segundo puesto en la final de K1 200 metros.

El piragüismo español ha sumado su tercera medalla en estos Juegos Olímpicos de Londres, tras las de David Cal en C1 1.000 metros y Maialen Chourraut en aguas bravas, gracias al carrerón que ha cuajado el catalán Saúl Craviotto, que se ha colgado la plata tras finalizar segundo en la final de K1 200 metros. 

Para Craviotto, policía de profesión, es la segunda medalla olímpica después del oro que conquistó en Pekín hace cuatro años junto a Carlos Pérez Rial en K2 500 metros. Esta vez en Londres ha participado solo y ha vuelto a demostrar su enorme potencial.  El palista de Lleida, de 27 años, había marcado el tercer mejor tiempo en las clasificatorias de ayer y en la final solo fue superado por el británico Ed McKeever (36.246). La medalla de bronce ha sido para el canadiense Mark De Jonge.

Con la plata de Craviotto, España suma ya la decimocuarta presea en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, sin contar las que también aportarán el Match Race-Elliott 6 de las españolas Támara Echegoyen, Sofía Toro y Ángela Pumariega, que dipustará más tarde la final contra Australia, y el equipo de baloncesto masculino, que se medirá mañana a EEUU por el oro.

Craviotto remontó en los últimos 50 metros para meter su piragüa en segundo lugar

En una carrera mucha más intensa y explosiva de las que estaba acostumbrado en la distancia del medio kilómetro, Craviotto no salió muy bien y merodeó entre la tercera y la quinta posición en la primera mitad de la carrera.

Sin embargo, el palista catalán, ya doble medallista olímpico, apretó en los metros finales, comenzó a esprintar y avanzó hasta la segunda posición. Por delante siempre fue el británico McKeever que, con todos los espectadores animándolo, no se desprendió de la cabeza de carrera en toda la prueba.

Craviotto pasó la línea de meta justo por delante del canadiense Mark de Jonge que, en la primera semifinal de ayer, en la que el ilerdense reconoció no sentirse muy fresco de brazos, lo superó por solo dos milésimas de segundo.

No ha sido fácil el tránsito de Craviotto de los 500 a los 200 metros. Para hacerlo, aumentó el ejercicio físico para ganar músculo y explosividad -ha subido diez kilos de peso- e incluso cambió su dieta para ingerir más componente proteínico y no tanto hidrato de carbono, más adecuado para largas distancias. Una adaptación que ha dado sus frutos como se pudo comprobar en el recinto de Eton Dorney.

Benavides, cuarto en C1 200 metros

En la siguiente final que tenía reservada el piragüismo español, pero el balear Alfonso Benavides se quedó a las puertas de las medallas al quedar en la cuarta posición de la final de C1 200 metros.

Sete Benavides, que fue en la segunda plaza en la mayor parte de la carrera se quedó sin las fuerzas necesarias para aguantar la posición, marcó un tiempo de 43.038 segundos y perdió su posición en favor del lituano Jevgenij Shuklin (42.792) y del ruso Ivan Shtyl' (42.853) en los últimos metros. La prueba la ganó el ucraniano Yuri Cheban con una marca de 42.291 segundos.

Benavides se colocó segundo buena parte de la carrera pero se desinfló al final

El isleño salió a morder como prometió tras las jornadas clasificatorias del viernes, y con un magnífico arranque se colocó en segunda posición, por detrás del ucraniano Yuri Cheban y muy igualado con el lituano Jevgenij Shuklin. Así aguantó durante la mayor parte de la carrera hasta que, a partir de los últimos metros, el palista lituano y el ruso Ivan Shtyl', campeón del mundo de la disciplina en 2010, le fueron comiendo terreno y adelantándolo a poca distancia de la línea de meta.

El jovencísimo palista mallorquín, de 21 años, tuvo que conformarse así con una meritoria cuarta plaza y el consiguiente diploma en la que es su primera participación olímpica y en la que ya ha demostrado su potencial en este deporte.

Portela, también a las puertas de la medalla

Y en la última final con participación española tampoco pudo colgarse un metal Teresa Portela. Quedó también en cuarta posición en K1 200 metros con una marca de 45.326, a muy poca distancia de la tercera, la húngara Natasa Douchev-Janics (45.128).

Portela no pudo lograr en los 200 metros su ansiada medalla y tuvo que conformarse con la cuarta plaza, en una carrera trepidante que acabó llevándose la neozelandesa Lisa Carrington (44.638). La medalla de plata fue para la ucraniana Inna Osypenko-Radomska con un registro de 45.053 segundos.

Desde el pistoletazo inicial, la palista gallega de 30 años estuvo involucrada en la lucha por la medalla, alternándose con la húngara, la polaca Marta Walczykiewicz y la británica Jess Walker entre la tercera y la sexta posición. En los últimos metros, Portela aumentó el ritmo pero cuando todo parecía indicar que se llevaría el bronce, la húngara Douchev-Janics respondió y acabó adjudicándose el tercer cajón del podio.

La palista gallega quedó cuarta, lo que supone su cuarto diploma olímpico después de los dos de Atenas en K2-500 y K4-500 y el de Pekín también en K4-500. La prueba se la llevó la gran favorita, la "kiwi" Lisa Carrington que dominó la carrera de principio a fin y marcó un tiempo de 44.638, cuatro décimas menos que la plata, la ucraniana Inna Osypenko-Radomska.